12 prostitución

Sapiensex en la radio: Prostitución

 

Durante el mes de septiembre, en el Espacio Sapiensex del programa de sexo de Dos Rombos de Radio Luna estuvimos debatiendo sobre la prostitución, ¿se debe legalizar, prohibir, abolir?

¿Cómo llamamos a las mujeres en prostitución: Prostitutas o prostituídas?

¿Y a los varones que se aprovechan de éstas mujeres: Clientes o prostituidores?

El modo en que lo hagamos recalcará el punto de vista donde pongamos el foco del problema, en ellas o en ellos…

Si te parece interesante y quieres escuchar el audio del programa, puedes hacerlo pinchando aquí #77 Dos Rombos, programa de Sexo de Radio Luna y buscarme a partir del minuto 37,27

11. cultura de la violación carátula

O leyendo la siguiente transcripción:

En éste mes que tratáis la violencia sexual en Dos Rombos, yo quiero hablaros de un tema muy controvertido pero que es necesario poner encima de la mesa en algún momento.
Se trata sobre la prostitución.

Este tema, en algunos países es legal, en otros es ilegal y en otros… como es el caso de España, la prostitución es alegal.

¿Cómo puede ser esto? Pues muy fácil, dependiendo de dónde pongan las políticas el punto de mira.

Se puede poner en el punto de mira de las mujeres, de los varones, de la incomodidad que genera a la sociedad, de los beneficios que ofrecen a las mafias… Pero yo hoy lo quiero poner sobre el foco de las mujeres.

Así que ahí va mi pregunta Sapiensex: ¿Creéis que la prostitución puede ser una forma de violencia de género?

Uno de cada cinco hombres en España reconoce que ha pagado por servicios sexuales, según estudio elaborado por la Universidad Pontificia de Comillas, me imagino que los que no lo reconocen son muchos más.

Esta actividad supone en nuestro país el 0,35 por ciento del PIB anual.
En España existen unos 1.500 locales en los que se practica la prostitución, sin contar pisos de citas.

El número de mujeres en prostitución es imposible saberlo.
En España, la situación de prostitución está en un limbo. Es alegal. Es decir, no es ilegal ofrecer éste “servicio libremente”, pero sí, hacerlo en zonas de tránsito público, cerca de lugares destinados a su uso por menores (colegios, parques…) o en zonas que pueda generar un riesgo para la seguridad vial”, según la nueva Ley de Seguridad Ciudadana.

Siempre que se habla de la prostitución y se defiende, se hace desde el prisma del hombre que compra unos servicios y se beneficia de ellos. Incluso a veces se hace con voz condescendiente diciendo que pobres, hay muchos hombres que no saben ligar, que tienen complejos, alguna limitación física que les inhibe estar con mujeres… Pero este planteamiento consiste en edulcorar una realidad que nada tiene que ver con ser un servicio para la comunidad.

Al hablar de prostitución, también deberíamos tener en cuenta a las mujeres, pues sólo se piensa en el frío que pasan cuando están en las calles, sin mirar más allá, sin profundizar mucho.

Pensad que la prostitución es el mayor negocio del mundo, junto con el tráfico de armas y el de drogas. Bueno, además están relacionados.
La realidad de la prostitución en España alarma cuando la miramos en cifras:
Según los estudios que he consultado, el 90-95% de las mujeres en prostitución está formada por mujeres procedentes de otros países.

Desde la Plataforma de apoyo al lobby europeo de mujeres nos recordaban recientemente que hasta hace muy pocos años, las mujeres prostituidas eran las madres solas, las mujeres drogodependientes, las más pobres, las más excluidas. Pero desde finales del siglo XX la prostitución también se ha globalizado y se transportan mujeres de un país a otro como mercancías, siendo las mujeres de los países más pobres, las de los países explotados, las que huyen de las guerras, de la miseria y de la falta de derechos y de libertad, las que son utilizadas sin escrúpulos como mercancía al servicio del abuso de poder.

Nada más llegar a España les quitan los pasaportes para perder su libertad y les imponen una serie de normas imposibles de cumplir; Unas de ellas son los pagos que deben hacer por todo. Por el billete de venida, por la habitación donde mal viven, por la ropa que usan… Para someterlas aún más y generar un vínculo de dependencia mayor, comienzan ofreciéndoles drogas, primero de manera gratuita, y después cobrándosela a precio de oro.

De éste modo su relación de dependencia es cada vez más fuerte y más asfixiante.

También las cambian de “plaza”, como ellos dicen, cada 28 días. Aprovechando que tendrán la regla y no serán “usables” para otros hombres, las sacan del prostíbulo donde las tenían y las llevan a otro. De éste modo, consiguen que no generen vínculos con las otras compañeras o con algún hombre que utilice su cuerpo. Las desorientan, las aíslan.

Siguiendo con los porcentajes, existe un 2% de hombres. Algunos también tienen la mala suerte de no haber tenido más oportunidades. Y otros cuantos son transexuales maltratados y desterrados por parte de sus familias que no les han sabido comprender ni apoyar. Estas personas transexuales, rechazadas y expulsadas por su entorno social, encuentran como única vía la prostitución para poder conseguir el dinero necesario para desarrollar su verdadera identidad.

Dentro del marco patriarcal androcéntrico, la situación de niños y niñas, adolescentes y jóvenes de ambos sexos, personas transexuales y homosexuales en situación de prostitución es similar, porque uno de los aspectos que está en juego fundamentalmente en la prostitución es el poder, el dominio. La prostitución es una expresión máxima de la falta de igualdad entre quien prostituye, compra, exige (en su inmensa mayoría hombres) y quien es comprado, utilizado, no considerado persona (en su inmensa mayoría mujeres y también niñas y adolescentes y personas transexuales).

Y por último, tenemos un 3% de mujeres que dicen haberlo elegido libremente. Y aquí yo cuestiono este criterio de “libremente”, porque estoy convencida que si estas mujeres hubieran tenido opciones reales de elección, la mayoría hubiera optado por una diferente.

Por ejemplo, al hablar de estos temas, mucha gente diferencia a las mujeres en prostitución de las “escort”, sin embargo, se trata de otra forma de invisibilizar la violencia sexual de género. Se cambian las palabras, pero no la base de la desigualdad y del deseo de poder y dominio sobre las mujeres u hombres vulnerables. En este sentido los medios de comunicación, las películas, (Pretty Woman es un ejemplo clásico), etc., presentan en muchas ocasiones una visión idealizada y edulcorada de la realidad de la práctica de la prostitución, lo que facilita la aceptación social de la misma, y dificulta su denuncia y erradicación. Esto únicamente favorece a los clientes prostituidores y a quienes explotan a las mujeres prostituidas, no a éstas.

Cuando escuchamos o leemos artículos sobre el libre ejercicio de la prostitución y el debate para llamarlas trabajadoras del sexo, desde mi punto de vista, es una forma de minimizar el hecho de la prostitución e incluso invisibilizarlo. La sexualidad es algo inherente a la persona. No es algo desligado de ella. Por tanto, la utilización de un cuerpo es igual a la utilización de una persona. Y para esto, no hay leyes ni métodos anticonceptivos que la puedan proteger. Es indigno, aunque fuera legal.

Además, dentro de las mujeres que ejercen la prostitución, es muy alta la frecuencia de mujeres que relatan vivir como algo normal la violencia física, sexual, psicológica… el desprecio, la humillación, la violación… y esto no se reduciría aunque fuera legal. Véase el caso de Holanda, donde el tráfico de personas y las violaciones a las mujeres prostituidas no ha decrecido, sino todo lo contrario.

De hecho, cuando trabajé en la asociación de mujeres para la salud, de Madrid, y en Prodiversa en Málaga, por consulta llegaban mujeres que habían ejercicio la prostitución y ya habían salido de ella. Y “Casualmente”, eran mujeres que habían vivido abusos sexuales en su infancia. Es decir, eran mujeres que ya de pequeñitas les habían hecho creer que sólo valían por su cuerpos y a quienes dañar a través del sexo era muy fácil.

Yo no digo que haya mujeres que elijan libremente, de verdad, ejercer la prostitución y decidir con quién, cómo, cuándo, dónde… Pero realmente, para mí, ese porcentaje es ínfimo, y esa no es la prostitución de la que yo estoy hablando.

Aparte, que es un porcentaje tan mínimo, que no por esas pocas, podríamos defender la liberalización del mercado de explotación y violencia que hay detrás.

Lo que pasa es que hay mucha manipulación en la información sobre éste tema. Las razones básicas son dos, las mujeres en prostitución no tienen voz. Y la prostitución, junto con el tráfico de armas son los 2 negocios que más dinero mueven en el mundo. De hecho, están muy relacionados. Por detrás de ellos va el tráfico de drogas. ¡Para que os hagáis una idea!
Así que la prostitución mueve mucho dinero, y genera fuertes intereses entre unos cuantos que no quieren que esto cambie.

Por otro lado, imaginaros, cómo va un periódico a publicar artículos a favor de la abolición de la prostitución o hablando de las violaciones y agresiones que sufren estas mujeres, generando estrés postraumático o incluso la muerte, si por otro lado son los anuncios de contactos los que les nutren económicamente.

Que cada cual haga con su cuerpo lo que quiera, por supuesto, pero no nos dejemos engañar por cantos de sirenas que más bien a quien benefician es a las mafias y proxenetas que se lucran de éste negocio.

Con este panorama podemos deducir que la prostitución es una cuestión de dominación masculina sobre las mujeres.

Y éste modelo de dominio genera un fuerte impacto en éstas mujeres. El 68% de ellas sobreviven día a día a pesar del estrés postraumático que sufren: No tienen ganas de vivir, sienten pánico, desesperanza, lesiones físicas y emocionales difícilmente las pueden superar pues las recuerdan durante el día con flashbacks y por las noches a través de las pesadillas.

Respecto a los modelos que existen para regular o abolir la prostitución tenemos 3 claros modelos que suelen ser puestos como ejemplo:

Unos más permisivos que otros. Pero mirad, en los más permisivos, como Holanda, en una conferencia que estuve hace unos años decían que sólo entre el 5-10 % de las mujeres estaba dada de alta. En Alemania

El modelo alemán: promovió la legalización, os voy a hablar de unos datos datos extraídos de un artículo basado en la doctora alemana Igeborg Kraus en su reciente charla sobre el modelo alemán de http://www.mediavida.com/foro/off-topic/modelo-prostitucion-aleman-esta-creando-infierno-tierra-583969
Alemania, Los políticos pensaron que el problema no era la prostitución en sí misma sino la discriminación que sufrían las mujeres prostitutas por parte de la sociedad y la falta de derechos que tenían, así que en el 2002 aprueban una ley que pretendía convertir la prostitución en un trabajo como otro cualquiera.

Desde luego, lo que han conseguido es crear un negocio muy lucrativo. El negocio de la prostitución ha crecido en al menos un 30%, existen mega-burdeles con capacidad para acomodar a 1000 (e incluso más) compradores de sexo a la vez.

Existen Burdeles con “tarifa plana”: por 70€ se ofrece a los clientes una cerveza, una salchicha y mujeres ilimitadas.

También se observa una reducción en la cantidad media que se les paga a las mujeres prostitutas: 30€ por coito. Mientras, ellas tienen que pagar 160€ por una habitación y 25€ de impuestos al día. Es decir, tienen que prestar servicio a 6 hombres antes de empezar a ganar dinero. En las calles esta tarifa media se reduce hasta empezar desde los 5 euros.

Sin embargo, las mujeres si lo que se pretendía era apoyar a las mujeres, a día de hoy, sólo 44 de 400.000 mujeres están registradas como autónoma. Según el Ministerio Alemán de la Familia en 2004 concluyó que el 82% de las prostitutas han mencionado haber sufrido violencia psicológica y el 92% han sido agredidas sexualmente. Y ¿qué les hace pensar que éste nivel de violencia se ha reducido?

La Doctora alemana Igeborg Kraus en su reciente charla sobre el modelo alemán… decía ¿Qué puedo decir? ¿Cuáles son las condiciones de salud mental de una mujer que ha sido reducida a un trozo de carne? Están completamente destruidas.

El modelo Holandés: En el año 2000 legalizó la prostitución Según las estadísticas manejadas por el Ministerio de Seguridad y Justicia en el Estudio sobre Prostitución en los Países Bajos 2014 , las “prostitutas tienen unas condiciones de vida menos saludables que las del resto de los holandeses” esta misma investigación, “casi la mitad de las prostitutas declararon percibir su trabajo como emocionalmente difícil. Y el 40 % reconoce haber vivido violencia sexual
Si en Holanda, quieren una habitación bien situada que cuesta 350 euros al día, y un servicio puede salir por 50 euros, cuantos servicios tienen que hacer antes de cobrar un euro? , eso sin contar que sus seguros médicos son más caros que los de la ciudadanía que trabaja en otros sectores.

Por último, poniendo un poco de luz ante tanto sufrimiento y explotación tenemos el modelo sueco:

El modelo Sueco, que es por el que claramente yo abogo, el modelo abolicionista. Un modelo que sensibilizó a la sociedad sobre las consecuencias de la prostitución en las mujeres y que visibilizó la prostitución como una forma de violencia sobre ellas. De tal modo que en vez de culparlas a ellas, los juzgaba y penalizaba a ellos.

Este modelo incluso propone un cambio de lenguaje donde el hombre no sea el cliente y la mujer la prostituta. Si no donde el hombre sea el prostituidor, ejerciente de sus actos sobre la prostituida, objeto sexual para el uso del varón.

De tal modo que se acabara mirando mal al prostituidor.

En éste país, a las mafias y proxenetas no les interesaba llevar sus negocios, por lo que se redujo considerablemente este tipo de mafia.

Por qué no puedo estar a favor de la prostitución: porque es insalubre física, social y mentalemente y porque atenta contra los derechos humanos:

Respecto a las enfermedades de transmisión sexual, TODAS son susceptibles de ser contraídas por las mujeres prostituidas: Sida, gonorrea, candidiasis, sífilis, virus del papiloma humano… El uso de preservativo no protege de muchas de ellas, y muchos varones no desean usarlos, y son ellos quienes ponen las reglas del juego en una relación sexual basada en el poder y la adquisición de “servicios” mediante dinero.

Pero también hay que tener en cuenta las enfermedades mentales que la prostitución genera, para las cuales no hay barrera de protección posible: miedo, culpa, ansiedad, depresión, pesadillas, trastorno de estrés postraumático, sentirse la última ciudadana del planeta…
Así que para terminar, me gustaría cerrar con la siguiente reflexión: No desaparece la violencia por estar legalizada, y además, se es más tolerante con ciertas prácticas aún más dañinas. Como comentábamos, con un mayor porcentaje de prostitución de menores en el caso de Holanda y Alemania.

La prostitución es igual a machismo extremo. Por tanto a desigualdad social.
Una sociedad libre, justa y democrática, con absoluto respeto a los derechos sexuales de todas las personas de cualquier sexo y orientación sexual no debería incluir la institución de la prostitución. Atenta contra los derechos humanos.

Y por último, como reflexionábamos en la asociación de mujeres feminista Puntos Subversivos: Creemos que es posible erradicar la prostitución por completo:

Si creemos en la igualdad real entre mujeres y hombres, creeremos en la abolición de la prostitución. Y para ello hay que comenzar con sensibilizar a hombres y mujeres para que analicen la prostitución desde el punto de vista de las mujeres, las víctimas. Un cambio de mentalidad, la erradicación de la doble moral sexual para mujeres y hombres, la igualdad real entre todas las personas independientemente de su sexo, la auténtica libertad sexual, la educación afectivo-sexual desde la infancia, son claves básicas para erradicar la prostitución y la forma aberrante de relación sexual que representa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *