Mes: abril 2017

Espacio Sapiensex: Historia y mitos de la sexualidad femenina

Durante el mes de marzo, el programa de sexo de Radio Luna “Dos Rombos” trató sobre la sexualidad femenina de una manera específica. Conmemorando el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, un día de celebración por los éxitos conseguidos pero sobre todo un […]

Sapiensex en la Radio: Otras formas de amar- Claves del buen amor

El pasado mes de febrero, durante el programa nº 60 de Dos Rombos, el Programa de Sexo de Radio Luna se trató el amor y las relaciones de pareja. La semana anterior, durante la emisión en streaming del programa, a través de facebook surgió un […]

Salud Sexual en el Espacio Sapiensex de Dos Rombos

El 14 de febrero no es sólo el día de San Valentín… También se celebra el Día de la Salud Sexual y ésta es una fecha que desde el Espacio Sapiensex del programa de sexo de Dos Rombos, no podíamos dejar pasar.

carátula streaming

Si quieres escuchar el programa en streaming puedes hacerlo pinchando aquí http://www.sapiensex.com/blog/espacio-sapiensex-de-dos-rombos-dia-europeo-de-la-salud-sexual/

Según la Organización Mundial de la Salud, la Salud no es la ausencia de enfermedad, como solemos pensar, sino que se refiere al estado completo de bienestar físico, social y mental.
¿Esto qué quiere decir?

Que habitualmente nos centramos en no enfermar y si no padecemos una enfermedad o una infección, nos hace pensar que estamos bien, que tenemos salud. Sin embargo esto no es realmente así.

Disfrutar del bienestar a nivel físico significa sentirnos bien en nuestro cuerpo, tener vitalidad, tener energía, sentir fuerza.

Pero no será un bienestar completo, si no lo acompañamos del bienestar social, es decir, debemos sentirnos bien, con una buena integración, con amor y reconocimiento por parte del entorno en el que nos encontramos.

El mes pasado hablábamos de la autoestima, y sobre cómo ésta se genera gracias al entorno en el que nos hemos criado, de niñas y niños necesitábamos un entorno seguro, que nos estimulara para crecer y desarrollarnos y que nos alentara para descubrirnos y para que creyéramos en nosotros y nosotras mismas.

Más adelante, nuestro entorno, ya sea a través del ambiente de trabajo, de estudios, familiar, de pareja, con nuestras amistades… será básico que sea sano para sentir un verdadero bienestar social.

Y por último, el bienestar mental y emocional nos pone el foco sobre el modo que tenemos de usar “nuestra cabeza”, la capacidad de pensar, de razonar, de interpretar nuestro entorno… así sobre cómo nos sentimos y gestionamos esas emociones.

Por tanto, si nuestra sociedad nos enseña un modo patriarcal de vivir la sexualidad: a modo heteronormativo, coitocéntrico y falocéntrico de la sexualdiad. No podremos decir que nuestra sociedad fomente una buena salud sexual.

Sí que en las campañas de prevención se pone el foco sobre cómo no enfermar o contraer una infección. Pero en absoluto nos fomenta relaciones de bienestar social, mental y emocional.

Veamos: a nivel social, no se otorga libertad para que nos mostremos como realmente somos.
Se nos dice que somos mujeres u hombres en función de nuestros genitales, sin tener en cuenta que no todas las personas nos identificamos con esas categorías. Como decía la campaña de Chisalis hace unas semanas: hay niñas con pene y niños con vulva. LA diversidad es tremenda. También hay personas con útero y testículos y hombres que menstrúan.

No se nos alienta a desarrollar nuestro propio potencial como persona. Se sigue diciendo que los chicos no lloran y se censura a los chicos sensibles y delicados”, se critica a las chicas que puedan mostrar su fortaleza y valentía. En el plano de la orientación sexual pasa lo mismo, parece que lo correcto es la heterosexualidad, sin permitir el desarrollo natural de la orientación sexual. Sin explicarnos jamás que podemos ser bisexuales, homosexuales o heterosexuales e incluso cambiar a lo largo de nuestras vidas.

Las relaciones de pareja deben monógamas “para toda la vida” y como mucho Monógamas sucesivas. Una detrás de la otra. No tener pareja no es una opción. Recuerdo a una compañera de trabajo que se ponía de los nervios cada vez que iba al pueblo de su madre y le decían “con lo guapa que tú eres, cómo es que no tienes pareja?”, o entre amistades, el otro día, hablando de un amigo que es un encanto, divertido, tierno, atractivo… y soltero. Pues decían, no entiendo cómo no tiene pareja, algo debe tener!!!

No nos damos cuenta que no tener pareja puede ser una libre elección y que tenerla, no tiene por qué ser la receta ideal de la felicidad.

Yo pienso que las relaciones deberían de durar…. Lo justo, ni más ni menos. Mientras haya amor, respeto, cariño, deseo… Bien, y cuando éste se acabe, lo mejor para las dos personas es dar la libertar para que termine. Como decía el Dalia Lama “Dale alas para volar, y razones para quedarse”. Y cuando éstas se acaben, se acabaron, no podemos ni debemos forzar nada. A veces nos engañamos diciendo que es por el bien de los hijos, que es que la gente joven no aguanta nada… pero no creo que eso sea cierto. Y celebrar las bodas de papel, aluminio o plata… nunca debería ser una competición para ver quien aguanta más.

Por último, tampoco se desarrolla una buena salud mental cuando los hombres sienten una fuerte presión por ser activos, tomar la iniciativa, tener siempre que estar dispuestos, pensar que su pene debe ser diferente a lo que es… Pues esto crea un alejamiento de sus necesidades y deseos. En vez de conectar con la vulnerabilidad para fortalecerse, la deben de esconder, dando lugar muchas veces al abuso de alcohol u otras drogas, sobre todo en el momento del ligoteo, y luego, genera complejos e inseguridades.

Y también a las mujeres, con el gran desconocimiento de nuestro cuerpo, nuestros gustos, nuestros deseos y el miedo a descubrirlo o expresarlos, por temor a las represalias: ser juzgadas por interpretarnos como demasiado frescas, cuestionar la masculinidad del varón… Complejos por un cuerpo que se supone que no es perfecto. Y no, perfecto no lo es, pero sí real, que al fin y al cabo es lo que vale.

Vamos, que podría seguir hablando sobre todo lo que fomenta una mala salud sexual desde nuestra sociedad.

Pero siempre me gusta plantear alternativas, hacia dónde sería deseable dirigirnos para mejorar nuestra salud sexual.

Y hoy os propongo un cambio de lenguaje:

Como ya hemos dicho en otros programas, el lenguaje conforma nuestro pensamiento, y si las palabras que tenemos crean realidades parciales o insalubres, necesitamos nuevas palabras para crear nuevas realidades.

Ya está bien de repetir discursos que representan posturas relacionadas con la excitación genital y sus mil maneras de realizar el coito donde lo masculino es la parte activa y lo femenino la pasiva.

Vamos a estimular la erótica y la sensualidad:

Propongo que nos inventemos palabras para representar

– el placer que se siente al unir piel con piel,
– el placer que genera respirar a tu pareja,
– Conceptos que representen el gusto que da acariciar con la planta de los pies
– o masajear con el talón al otro cuerpo.
– También palabras que representen acogida y colaboración, donde no sea el pene el que penetra, si no la vulva la que acoge.
– Representemos otros modelos de amor y de convivencia, donde no haga falta ser pareja para sentir calor y afecto. Y donde el amor dure… lo que tenga que durar, sin idealizar historias felices con perdices, sino sanas, libres y elegidas.

Y sin más… !Hasta el próximo Espacio Sapiensex!

Recuerda, puedes ver el vídeo a través de: http://www.sapiensex.com/blog/espacio-sapiensex-de-dos-rombos-dia-europeo-de-la-salud-sexual/