Archivo de la etiqueta: Sapiensex

20180920_203851

Así fue nuestra conversación “cuando el porno sustituye a la educación sexual”

Como ya os informé, el pasado 20 de septiembre, Analía Iglesias y yo estuvimos conversando bajo la fina batuta de Marta Jiménez sobre la pornografía y su relación con el capitalismo y el patriarcado y sobre la juventud y su educación sexual.

Lo pasamos muy bien y debatimos sobre un montón de asuntos que podréis ver en el siguiente video que se grabó durante la conversación en la Biblioteca Central de Córdoba.

cartelón conversaciones porno

https://biblioteca.cordoba.es/index.php/videos/682-conversaciones-44/7727-conversaciones-44-jimenez-iglesias-carmona-video.html

Algunas de las preguntas versaron sobre la edad de inicio de la juventud a la pornografía, sobre la sexualización de nuestra sociedad, sobre las alternativas a una pornografía que no respeta a las personas…

Espero que os guste para que podamos seguir conversando.

20180920_222454

 

14. cuando el amor se acaba

Sapiensex en la radio: Cuando el amor se acaba

Esta vez, en el Espacio Sapiensex de Dos Rombos, hablamos de cuando el amor se acaba.

Os dejo la transcripción del programa y el enlace al vídeo en streaming por si lo quieres escuchar: Dos Rombos, programa 91#

 

Antes, las relaciones de pareja eran para toda la vida, quisieran o no, un hombre y una mujer comenzaban su relación de adolescentes o jóvenes y así para siempre. Y ni siquiera existía el derecho a separarse o divorciarse.
Hoy en día, ese derecho sí existe a nivel legal, aunque no tanto a nivel de valores sociales.

El origen de ésta forma de pensar lo encontramos incluso en los cuentos de princesas y príncipes se cierran siempre con ese… para siempre jamás. O… fueron felices y comieron perdices.

También escuchamos frecuentemente frases del tipo:

– Sin ti no soy nada,
– El amor lo puede todo,
– Por ti muero,
– por ti pasaría el polo norte en camiseta de deporte
– Mi media naranja.
– Amor para toda la vida…

Estas ideas que nos condicionan totalmente en nuestro modo de entender las relaciones de pareja. Nos hacen creer en esa idea romántica del amor es para toda la vida y el amor es un todo indestructible.

Sin embargo, ¿a quién no nos han dejado al menos una vez en la vida? ¡Incluso varias! O ¿ quién no hemos terminado una relación de pareja?

Hoy en día damos por hecho que las relaciones de la gente joven son finitas. Terminarán antes o después. Aunque desgraciadamente esto solo lo pensamos el resto de las personas, pues esa pareja espera que sea la relación definitiva.
Lo mismo nos pasa a las personas adultas, con cada relación amorosa, esperamos que sea la última, la definitiva.

Yo tengo muchas amigas y conocidas que me han dicho “ya no creo en el amor”, y sin embargo lo siguen buscando deseosamente.

Tenemos un ideal de cómo deben ser las relaciones de pareja, que cuando las tenemos y éstas no encajan, pensamos que hay que cambiarla o terminarla. Con esa idea de amor romántico de media naranja o amor como un todo, nos cuesta ver la relación como realmente es, apreciarla tal cual en vez de intentar cambiarla. O peor aún, no atrevernos a dejarla cuando ya no nos aporta lo que necesitamos y nos hace sufrir más que otra cosa.

Pero bueno, el cómo vivir las relaciones para que fluyan mejor es otro tema… hoy quería pensar con vosotros y vosotras sobre cómo enfrentarnos a una realidad, nos guste o no, que son el fin de la relación.

Sin embargo, en España 2 de cada 3 matrimonios se separa.

Así que como este es un hecho, nos guste o no que nos va a pasar, tendremos que pensar en cómo llevarlo de la mejor manera. Así que aquí viene la pregunta Sapiensex del día:

Al Terminar una relación de pareja, ¿Tengo que rehacer mi vida?
En absoluto.
Esta expresión tan cotidiana, quiere decir que el amor no es sólo el centro de nuestras vidas sino que además es un todo.

A veces esto es así en determinados casos, especialmente en aquellas personas dependientes de sus parejas. Esto ocurre en personas que no han construido otras facetas de su vida, yo, en terapia siempre lo explico del siguiente modo, si tuviéramos una mesa compuesta de una tabla y una única pata, si ésta pata desaparece la mesa se cae. También si las dos únicas patas que tuviera se compusieran de hijos y marido, algo muy común en las mujeres. en estos casos, la tabla, que soy yo, también me caería y sentiría que tengo que rehacer mi vida.
Sin embargo una vida completa y satisfactoria se compondría de varias patas, el amor de pareja, los hijos e hijas si los hay, las amistades, el trabajo, el ocio, la parte intelectual, el deporte, la espiritualidad, la incidencia política si la hago… y cada uno de estos aspectos sería una pata importante que me sostendría. Cada una con un grosor distinto, pero todas haciendo de sostén. De modo que cuando una de estas patas se rompiera, yo notaría la cicatriz, el vacío que ésta deja, pero no me derrumbaría. Por tanto no tendría que rehacer mi vida, si no reestructurarla.

Tenemos un gran problema social y es que el amor nos lo han vendido como un constructo social que va acompañado de felicidad. Si tienes pareja, serás feliz, si no…ni podrás hacer un crucero, ni te beneficiarás del dos por uno, serás la persona singular en las celebraciones bodas y siempre se te concederá la duda de… con lo majo o maja que es, si sigue soltero o soltera…será por algo…

Además, por otro lado, las relaciones buenas son las duraderas, y habrá que hacer todo lo posible para que no terminene, pues… tienen que durar para toda la vida, ¿recuerdas?

Esto hace que nos aferremos a las relaciones pase lo que pase.
Pensamos q con q haya amor es suficiente y no es así, a veces se puede romper una relación aunque haya amor. Incluso queriendo mucho a la otra persona. Pero con el amor no basta. Es un ingrediente imprescindible, pero no suficiente.

Hay muchas formas de amor y el amor q yo siento por la otra persona tiene que corresponder con las expectativas que tengo de mi pareja. A lo mejor la quiero mucho pero yo espero de una pareja q sea más activa, q hagamos más cosas, q sea más activo o más intelectual… No sé, otra cosa al fin y al cabo.

También puede pasar que mi novio me ofrezca lo que yo deseo en un momento de la vida, pero que con el tiempo, ambas personas evolucionemos en direcciones no paralelas y esto haga que nos vayamos distanciando al tener deseos, necesidades, expectativas diferentes.

Ruptura evolutiva

Quien bien te quiere te hará llorar.
Esto no significa que nos hayamos mentido en el “te querré para siempre”. Probablemente cuando nos lo dijeron se sentía con el corazón, pero la realidad fue por otros derroteros y 3 años después… piense y sienta de otra manera.

Eso sí, estas cosas no son de un día para otro, son procesos, y pueden ocurrir.
En consulta me he encontrado a muchas personas que me decían, ¡pero si todo iba bien, no teníamos problemas, y de repente me ha dejado!

En estos casos, indagando en su relación de pareja, acaban identificando que sí había muchas señales, quizás la otra persona no se sentó a decir: Algo me pasa, sino que simplemente fue dejándose llevar por la relación, mientras que por dentro se iba apagando y probablemente abriéndose a otras alternativas: más tiempo de ocio, inmersión en el trabajo, tiempo con los amigos y… muy probablemente, la gota que colma el vaso y facilita la toma de decisiones, es la aparición de otra persona.

Pero claro, las separaciones son en muchos casos dolorosas. No es como dicen por ahí que la gente joven no aguanta nada y se separan a la primera de cambio. No es así. Es más, creo que en las relaciones más estables, tardamos demasiado en separarnos y cuando lo hacemos lo hacemos tarde y mal. Yo siempre digo que deberían enseñarnos también a separarnos. Romper con la idea de para toda la vida y asociarla al “mientras dure”.

¿Cuándo no me separo a tiempo?

– Cuando me empeño en cambiar a la otra persona y no aceptar cómo es. Para bien o para mal más me vale. O para quererla y compartir también sus defectos, o para alejarme de esa relación porque me puede lastimar.
– Cuando me enfrasco en una ruptura evolutiva, es decir, aquellas de “ni contigo ni sin ti”. Y cuando nos juntamos no somos felices y cuando nos dejamos tampoco. Y me quedo dando vueltas en un círculo vicioso que no me lleva a ninguna parte.
– Cuando creo eso de que quien bien te quiere te hará llorar. Pues asumo que el sufrimiento es parte del amor. Que el amor duele y entonces no me protejo lo suficiente ni me brindo la oportunidad de entablar otras relaciones más sanas y saludables.
– Puede ocurrir también que conocer a otra persona y comenzar una relación paralela no ayude a tomar decisiones, si no a confundir más todavía y hacer desearlo todo: Quiero seguir con mi marido, por ejemplo, por la estabilidad que me da, por no desestabilizar a la familia, por miedo al cambio… pero a la vez quiero conservar aquello que estoy descubriendo que me aporta pasión, juego, novedad…

Esto es el “lo quiero todo”. Pero no puede ser si las otras partes no lo aceptan.
En las relaciones, el modo de entablarlas debe ser elegido y negociado por ambas partes, si no, habrá mucho sufrimiento.
Respecto a las emociones que podemos sentir en los procesos de ruptura son varios.

Si nos han dejado: sentiremos rabia, culpa, indefensión, incomprensión…
Necesitaré comprender qué ha pasado, porqué hemos llegado a ese punto. Y es probable que me culpe por no haber sido suficiente o que tenga mucha rabia hacia mi ex por no aceptar la ruptura o su forma de hacerlo.
Pero claro, que nos dejen es muy doloroso, pero dejar, tampoco es fácil. Aparece el miedo a la equivocación, el sentimiento de culpa…

Aunque en estos casos puede ser más fácil, pues el proceso de duelo ya lo puedo tener más elaborado, aunque en ambos casos debo superarlo.

Pero, ¿en qué consiste superar un duelo?

Los duelos son los procesos emocionales por los que pasaré cada vez que pierda algo muy querido. Y consiste en 5 etapas:
Negación
Rabia
Depresión
Aceptación.

En la primera etapa de negación, no quiero ni pensar en lo que me ha pasado. No me lo creo, hago todo lo posible para que no ocurra, busco alternativas para volver al estado anterior. “no me lo puedo creer”
Y cuando veo que esto no es viable, me entra la rabia: ¿Por qué?, ¿cómo ha podido…?,
¡“Cómo se le ha ocurrido” o “Cómo no me di cuenta”!
Una vez superada esta etapa, comienzo la etapa de la depre y el decaimiento. Voy dándome cuenta de lo que me ha pasado y me agoto. ¿Qué voy a hacer ahora?, “nunca voy a conocer a nadie como ella”, me dejó por una más joven y guapa porque yo soy fea y mayor.

En estas fases puedo estar más o menos tiempo, dependiente de cómo sea yo, de mi actitud vital, y también de cómo esté en ese momento. Hay personas que transitan por esas etapas una detrás de otra, otras persona que van de adelante atrás y vuelta a empezar durante una temporada de sus vidas, y otras, se quedan enganchadas en una única etapa.

Sea cual sea el caso, sólo se saldrá de aquí llegando a la 4ª y última etapa, la de la aceptación.
Y para ello hay que tener unos aspectos claros:

1. Podemos elegir con quién y durante cuánto tiempo deseamos mantener esa relación.
2. Las relaciones no tienen por qué ser para toda la vida.
3. Una relación sana es aquella que me aporta más de lo que me quita
4. Como siempre digo, en el amor 1+1=3. Es importante cuidar la relación de pareja, no sólo para que funcione mejor, sino también para que, llegado el caso, cuando deje de existir yo no me hunda.
5. Que no me quieran no significa que no valga, simplemente que la otra persona tiene otras expectativas.
6. Que me dejen no significa que gente rara o no querible.
7. Es bueno saber que el duelo es un proceso y cuando me sienta rabiosa o deprimida recuerde que son fases que debo transitar hasta llegar a la aceptación

Como siempre, para superar el dolor y seguir creciendo es bueno leer, y os recomiendo alguno libros.

Para mujeres: de nuevo soltera, es un libro excelente, aunque ya sólo se encuentra de segunda mano, pues está descatalogado. Y ya no sufro por amor de Lucía Extebarría es, además de divertido, revelador. Solas también me gustó mucho, de Carmen Alborch o la princesa q no creía en los cuentos de hadas, de Marcia Grey.
Y para hombres y mujeres, os recomiendo Amar o depender y ya te dejé, ¿ahora cómo te olvido? De Walter Risso.

Y si con esto no es suficiente, no dejéis de acudir a terapia. Cuando a solas no se puede, es bueno pedir ayuda. Si estás por Málaga yo te puedo ayudar, si no, te recomiendo que busques una terapia con enfoque de género.

Y bueno, ya sabéis, las rupturas de pareja son parte de la vida y es bueno saber cómo afrontarlas.

Así que ya me despido hasta el próximo espacio Sapiensex el mes que viene, y mientras en el blog www.sapiensex.com

10 lactancia y placer

Sapiensex en la radio: Lactancia y placer

¿Es la lactancia un hecho placentero?, ¿puede llegar a producir orgasmos?, ¿Sentir esto es algo perverso o más bien fruto de natural de nuestra propia biología?

En el mes de octubre, en el Espacio Sapiensex del programa de sexo de Dos Rombos de Radio luna estuvimos debatiendo sobre lactancia y placer.

Si quieres escuchar el programa entero, o solamente el espacio Sapiensex, pincha aqui

carátula streaming

Y si quieres leer lo que ahí se habló, puedes seguir leyendo:

Preparando éste espacio Sapiensex encontré en un foro de madres en las redes sociales el siguiente comentario:

– Soy madre primeriza que he decidido dar el pecho por los beneficios que le aporta mi leche, y porque me parece un acto único de unión madre e hijo. El problema es que cada vez que me pongo a dárselo me excito muchísimo, hasta un punto que no es normal. Me gustaría que me dijerais si a alguna os ha pasado alguna vez, y si es así como lo habéis solucionado, porque llega a ser algo muy incómodo. Gracias por adelantado.

– Y en vez de ayudarle realmente una de las respuestas decía: no sientas vergüenza, es normal, hasta aquí todo iba bien pero remata la frase diciendo… trata de relajarte para que se te pase, distráete.

– Pero continúa empeorando la cosa… con otra respuesta: De verdad q eso q cuentas …………….
no me lo puedo creer…………..como algo tan inocente como dar de comer a tu propio hijo puede producirte esa sensación, seguro q no te lo inventas, post como el tuyo solo me producen enfado y mucha trizteza, ¡tú misma!
Y siguen…
– No entréis a trapo, Regularmente se cuelan en los foros sobre lactancia gente que busca morbo con el tema de la teta. Si buscais el perfil, encontréis que el otro sitio donde escribe ha sido sobre experiencias lesbianas. Lo debe llevar mal la compañera de habitación con los lloros el niño

Bueno, sin palabras, ¿¿¿verdad???

Así que creo que se hace imprescindible desmitificar este tabú y dar lugar al placer, también durante la lactancia, así que ahí va mi pregunta Sapienex:

¿La lactancia materna puede ser placentera para la madre?

Recuerdo en un taller Sapiensex con profesionales que impartí en la universidad de Málaga a través de la Asociación de Igualdad de Género Universitaria, lancé esta pregunta y una de las asistentes contestó con un sí rotundo.

Teníais que ver la cara de las personas que la acompañaban. Se les salían los ojos de las órbitas. Como a las mujeres del foro sobre maternidad, bueno, no tanto, la verdad. Decían:

– ¿Cómo?, ¿Pero eso cómo puede ser?

E igual que los hijos y las hijas no pueden concebir que sus madres sientan placer sexual y les cuesta pensar que su existencia es fruto de un coito, hemos crecido pensando que la maternidad es un acto de amor y entrega puro al estilo de la virgen María.

Aquí, nuestra cultura de tradición judeo cristiana tiene mucho que ver. Pareciera que dar de mamar es un acto de generosidad sublime donde la madre obtiene el placer de observar a su criatura alimentándose. Y ni ella ni el bebé obtendrán placer sexual de éste hecho. Como decían en el foro de madres: “alimentar a tu hijo es un acto inocente.”

La psicóloga y sexóloga perinatal Elena Crespi Asensio comenta que las mujeres deberíamos comprender que nuestro cuerpo está respondiendo con sensaciones de placer a un momento de conexión con sus bebés, con sus cuerpos y con ellas mismas. No todas las sensaciones de placer que etiquetamos como sexuales tienen que tener las connotaciones que les damos. A veces, sería más sencillo reconocer que el cuerpo puede producir placer en muchos momentos y el de la lactancia es uno de ellos.

Pareciera que pensar que ella puede sentir placer sexual es algo perverso y abusivo. Sin embargo nada más lejos de la realidad. Y para comprenderlo, no hay más que entender nuestra biología.

Como ya sabemos, los seres humanos somos seres sexuados desde que nacemos, y una de las funciones de nuestra sexualidad es compartir, comunicar, disfrutar y conocernos. No nos sexualizamos a partir de la adolescencia, como siempre se tiende a creer, si no desde antes incluso de nacer.

Lo vemos en una niña que se frota su pubis contra el brazo del sofá, el niño que se toca la colita cada vez que le quitan el pañal, la parejita que se explora sus genitales mutuamente o que le quieren tocar las tetitas a su madre porque le sorprenden lo grandes y blanditas que son. Eso es sexualidad infantil, pero también los lametazos, las fricciones, los roces, los babeos del bebé sobre la teta de su madre… a quien le resultan plenamente placenteros, y por supuesto sexuales. Son formas de sentir, conocer y reconocer el propio cuerpo, así como el de quien nos sostiene.

Parece que todo lo que no se relacione con la genitalidad, no es sexual. Y dar de mamá, aparentemente no es genital.
Las pulsiones sexuales durante los primeros meses de vida no son consideradas sexualidad, por eso no han sido censuradas socialmente.
Sin embargo, ¿¿¿dar de mamá no es un acto genital???

¡Pues me alegra deciros que sí!

Ambroise Paré cirujano y obstetra del siglo VXI ya decía que “existe una simpatía de las mamas a la matriz, porque acariciando el pezón, la matriz se deleita de manera especial y siente un temblor agradable porque éste pequeño extremo de la mama tienen un delicado sentir, debido a las terminaciones nerviosas que tiene: con el fin de que los pezones tengan afinidad con las parte que sirven a la generación , y también para la mujer ofrezca y exhiba con mayor agrado sus pechos a la criatura que se los acaricia dulcemente con su lengua y su boca. Con lo cual la mujer siente un gran deleite. ¡!Esto lo dijo en 1575!!!

Así que una de las explicaciones son las conexiones nerviosas entre mamas y útero y la otra tiene que ver con una hormona muy importante La oxcitocina conocida como la “hormona del placer u hormona del amor”, que es segregada durante la lactancia. Esta hormona es la responsable de que muchas madres sientan un cosquilleo antes del reflejo de eyección o salida de la leche, y que el placer continúe durante todo el proceso de alimentación.

La oxcitocina se segrega en la parte posterior de la hipófisis, en el cerebro, pero también es segregada por tejidos, tales como los testículos y los ovarios.

La oxcitocina se produce mediante la estimulación del pezón, al estimular el útero y el cuello uterino (durante el sexo), cuando alguien da o recibe un masaje y cuando el bebé se mueve por el canal de parto. Por eso los partos serían más placenteros si estuviéramos más conectadas con nuestro útero y no nos hubieran hecho creer eso de “parirás con dolor”.

También actúa sobre los ovarios y los testículos, ya que se libera durante el orgasmo sexual y llega al órgano diana que es el útero. Hombres y mujeres segregamos oxcitocina durante las relaciones sexuales y las mujeres también durante el trabajo de parto, ya que causa las contracciones necesarias para se produzca el parto.

Otro órgano diana de la oxcitocina es la mama. La oxcitocina es responsable de la estimulación de las células musculares que rodean los alveolos que son unas células de nuestras mamas, y estas células hacen que el tejido mamario se contraiga y así causan la expulsión de la leche hacia los ductos lactíferos.

Esta hormona es inhibida por la adrenalina, por lo que es importante no estar estresada antes de poner al bebé al pecho o antes de extraer la leche.
¿Por qué muchas mujeres no lo cuentan?
Unas, por vergüenza. Cómo se van a permitir contar que sienten gustito con el temor a que se las censure y critique. Y otras porque ni siquiera se han permitido conectar con su útero.
Esto es muy normal en nuestra sociedad. No tenemos conciencia de él.

¿Cómo podrías tener partos menos dolorosos y lactancias placenteras?

Reencontrándonos con nuestra sexualidad y en especial con nuestro útero. Como dice Casilda Rodrigáñez Bustos en su libro: “pariremos sin dolor”, es importante comprenderlo, mecerlo con movimientos de pelvis, activarlo con orgasmos.
Y dejarnos llevar por la intuición de que sabremos hacerlo bien durante el parto y la lactancia. Los nervios activan la adrenalina, y esta inhibe la producción de oxcitocina, así que relájate y disfruta.

Y por mi parte… nada más, nos vemos en el próximo espacio Sapiensex del programa de radio de Dos rombos en Radio Luna y mientras… en el blog http://www.sapiensex.com/blog/

 

 

 

6. historia y 6 mitos sobre la sex. femenina

Espacio Sapiensex: Historia y mitos de la sexualidad femenina

Durante el mes de marzo, el programa de sexo de Radio Luna “Dos Rombos” trató sobre la sexualidad femenina de una manera específica.

Conmemorando el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, un día de celebración por los éxitos conseguidos pero sobre todo un día de reivindicación por los derechos que nos quedan por conquistar.

Respecto al tema que nos toca, referente a la sexualidad, la sexualidad femenina no ha sido estudiada ni tenida en cuenta hasta muy recientemente.

carátula streaming

(Si quieres ver éste video en streamig, puedes hacerlo pinchando aquí  y escuchar desde el minuto 1h47min))

Si miramos atrás, en nuestra historia, tenemos mucho que agradecer, por todas las investigaciones que se han realizado, pero no podemos obviar, que la mayoría de ellas eran desde una mirada masculina, patriarcal y encuadradas en la época en la que se desarollaban.

Veamos algunos ejemplos clave:

  • Freud, El padre de la psicología, en su teoría, le daba mucha importancia al sexo. Sin embargo, no podemos olvidar la época en la que vivió, la época victoriana, donde las mujeres debían ser recatadas y no expresar su lívido.

En sus teorías, Freud atribuía la sexualidad a la presencia o ausencia del pene. Vamos, que fue un gran exponente de las teorías falocéntricas. Donde las mujeres sufríamos la ´”envidia del pene” como si la mujer fuera un hombre castrado y a partir de ahí, las mujeres podían tomar tres caminos: la negación de la sexualidad, la masculinización de su sexualidad o por último, la realización de la naturaleza femenina en el matrimonio y la maternidad. (Sobre todo si era de un hijo varón)

Durante las primeras etapas del desarrollo psicosexual, la actividad erótica se centra en el clítoris. Sin embargo en las mujeres “normales” existiría una posterior transición hacia la vagina. Así que la respuesta sexual correcta de una mujer se producía a través del orgasmo vaginal.

  • Años 60´ la sexóloga Virginia Johnson y el ginecólogo William Masters conocidos como Master y Johnoson fueron evolucionando, describiendo en su estudio las 4 fases de la respuesta sexual humana: que son excitación, meseta, orgasmo y resolución.
    El mensaje más importante que dieron era que la sexualidad femenina era muy potente y que las mujeres somos capaces de sentir y disfrutar mucho de nuestra sexualidad. Ya entonces hablaban de la capacidad de tener multiorgasmos. Y que la mayoría de los problemas sexuales eran debido a cuestiones culturales, más que fisiológicas.
    Así mismo, las investigaciones sobre sexualidad de Masters y Johnson aportaron auténticas revelaciones sobre el orgasmo femenino, la masturbación, el lesbianismo y las fantasías sexuales.
  • Años 50 se publica el Informe Kinsey y los ensayos llamados Comportamiento sexual del hombre (1948) y Comportamiento sexual de la mujer (1953). Estos ensayos científicos dieron a conocer detalles de la vida sexual del hombre y la mujer y fueron todo un adelanto. Lo que había permanecido en la intimidad de las parejas, se volvió algo público y visible. Hablaban sobre la masturbación, la homosexualidad, la heterosexualdiad…
  • En la década del 70, la difusión del uso de la píldora anticonceptiva supuso para las mujeres una auténtica revoluciónsexual, porque las liberó de posibles embarazos no deseados, separando la reproducción de la sexualidad y haciendo posible poder planificar su propia vida, adoptando un nuevo papel en la sociedad.
    También, en ésta época Shere hit publicó su Informe Hite (1970) a través de miles de respuestas de cuestionarios anónimos intentó sacar del anonimato esta temática.
    Por fin es una mujer, en exclusiva, quien investiga sobre la sexualidad de las mujeres. y dice que sólo si nos apoyamos entre nosotras conseguiremos la verdadera igualdad.
    Entre otras cosas, mostró que el 70% de las mujeres no habían tenido orgasmos mediante la penetración, pero eran capaces de alcanzar el orgasmo fácilmente mediante la masturbación u otras estimulaciones clitorianas.
    En ésta época, al mismo tiempo nacen grupos de feministas que se reúnen para compartir y aprender sobre sus cuerpos su sexualidad y de la mano de Betty Dodson, también grupos de automasturbación.
  • 1980 a partir del l encuentro de las mujeres de Boston escriben el libro “nuestros cuerpos, nuestras vidas”, estas mujeres se dan cuenta de que todas han sufrido en diverso grado, angustias y frustraciones a causa del paternalismo y la desinformación del sistema médico. -la vergüenza de la menstruación, embarazos no deseados así que deciden comenzar a plasmar en el libro y en talleres sus experiencias como mujeres.

Pero claro, son conscientes de que todo esto está centrado en nuestra cultura de mujeres blancas, clase media, mediana edad. Por lo que seguimos teniendo una gran ignorancia sobre otros patrones culturales, la sexualidad en las diferentes etapas de la vida.

  • 1990 Nace la teoría queer . Este concepto se usaba hasta entonces como un insulto contra aquellas personas que estaban relegadas a los márgenes de la sexualidad dominante, pero este concepto fue resignificado, cuestionando que la identidad sexual no era una esencia sino un continuo.
    De acuerdo con ello, la Teoría Queer rechaza la clasificación de las personas en categorías universales como “homosexual“, “heterosexual“, “hombre” o “mujer“, sosteniendo que éstas esconden un número enorme de variaciones culturales, ninguna de las cuales sería más natural que las otras. Contra el concepto clásico de género, que distinguía lo “heterosexual” socialmente aceptado de lo “anómalo”, la Teoría Queer afirma que todas las identidades sociales son igualmente anómalas.
  • En el 2000, los sex shops dejan de ser lugares oscuros y de hombres y se convierten en tiendas luminosas y llenas de color donde venden juguetes sexuales pensados en el placer de las mujeres. Los tupper sex hace su aparición y son acogidos con verdadera fruición, la pornografía para mujeres y feminista comienza a grabarse… y terminamos en el 2010 con la aprobación de la ley de derechos sexuales y reproductivos y de interrupción voluntaria del embarazo.

Es imparable, cada vez hay más modelos de mujeres autónomas, libres e independientes, así como hombres igualitarios.

Por tanto, esto hace que nuestra visión de la sexualidad femenina vaya evolucionando.

Pero a pesar de todo ello… quedan muchos mitos y falsas creencias sobre la sexualidad e las mujeres: ahí van algunos de ellos:

A ver qué os parecen:

Mito 1: No hay mujeres frígidas sino malos amantes:

Parece que hay un momento en que la sociedad se va modernizando y dando cuenta de que las mujeres tenemos placer y éstas cosas, pero siguen poniendo la responsabilidad en los hombres. Evidentemente, el amante, o la amante que tenga, influirán en mi disfrute en el sexo. Pero no dependerá tanto de eso sino de mi propia responsabilidad, al acercamiento que tenga cada mujer con su propia sexualidad y desarrollo de la erótica y fantasías, así como de la asertividad para expresarle a mi pareja lo que me gusta, y cómo me gusta.

– Mito 2: Hay dos tipos de orgasmo los clitorianos y los vaginales.

Realmente no es que sean 2 tipos de orgasmos, si no que se refiere a la zona que se estimula. Pero lo que se excita es la plataforma orgásmica. Cuando se tiene un orgasmo, ocurren contracciones rítmicas involuntarias de la plataforma orgásmica y el útero. Y la plataforma orgásmica involucra todas las terminaciones nerviosas del clítoris y la vagina, incluyendo las contracciones del útero. Es decir, es una amplia zona de nuestro cuerpo.

Mito 3: Las mujeres no se masturban: Si bien es cierto, la educación que recibimos censura ésta práctica sexual de autoconocimiento y placer, por lo que esta mala educación nos inhibe del placer, del juego y del descubrimiento. Pero no tanto como hacemos creer…

Mito 4: Las mujeres son pasivas, los hombres activos:

De nuevo volvemos a la educación basada en estereotipos, es decir, según cómo nos enseñan que debemos comportarnos, aún, un chico que liga mucho es una máquina y una chica… una guarra. Así que si no queremos ser tachadas de tal… más nos vale inhibirnos. Pero no por deseo, si no por obligación…

– Mito 5: Las mujeres necesitamos los preliminares para llegar al orgasmo:

No diría que necesitamos los preliminares. Sino que hombres y mujeres viviríamos una sexualidad mucho más completa si no nos limitamos a pensar que el coito y el orgasmo son la base de la sexualidad y lo demás es secundario.

Fijaros si estamos mal, que el otro día un chico en un taller Sapiensex me dijo que para qué quería él tener placer en los pezones. Que eso qué le aportaba.

Respecto a las mujeres, el coito no es la única forma de sentir placer, recordar la importancia de nuestro clítoris y sobre todo, de nuestra erótica y nuestras fantasías.

Mito 6: Practicar el coito durante la menstruación es antihigiénico y poco deseable.

Para nada tiene ésta frase base científica. Es más, tener orgasmos puede ser relajante para el útero y reducir alguna molestia, si se tiene.

Y bueno, con éstos 6 mitos terminamos el espacio Sapiensex de hoy.

Como siempre, os espero el próximo mes de nuevo y mientras, en el blog Sapiensex.com/blog.

¡Hasta el mes que viene!

6. claves feministas para el amor

Sapiensex en la Radio: Otras formas de amar- Claves del buen amor

El pasado mes de febrero, durante el programa nº 60 de Dos Rombos, el Programa de Sexo de Radio Luna se trató el amor y las relaciones de pareja.

La semana anterior, durante la emisión en streaming del programa, a través de facebook surgió un debate muy interesante sobre el amor romántico. José Manuel Franco y Manuel Zamora surgieron preguntas como que qué somos: ¿Medias naranjas o naranjas enteras? Si necesitamos una pareja para ser feliz?, o incluso ¿Cuál es el fin último de la existencia humana?

Preguntas que me hicieron reflexionar sobre cómo idealizamos el amor como un todo, algo que nos va a dar la felicidad y sin lo cual no podremos realizarnos verdaderamente.

Puedes escuchar el programa entero en Dos Rombos: programa de sexo

San Valentín, Walt Disney, el cine comercial a través de sus películas románticas y las comedias románticas… Nos venden una idea de amor como la panacea de la felicidad.

Sin embargo, cuando miramos a nuestro alrededor vemos:

– que 1 de cada 3 parejas se divorcia en España,
– Escuchamos frases hechas entre los varones del tipo “te casaste, la cagaste”, hombres que se quejan de que sus chicas les cortan las alas
– Y quejas de mujeres sobre cómo sus chicos no se preocupan por ellas como les gustaría y no se responsabilizan de los cuidados en el hogar.
Uf, vaya frustración, culpa, resentimiento… ¡En aquello que nos debería dar la felicidad!

Me recuerda a aquello que dice Elena Simón y es tenemos la receta para el amor romántico, pero no nos sale buena. y probablemente ésto sea porque los ingredientes no son los adecuados.

Entonces, ¿Qué está pasando Para que no lo cambiemos?

Yo creo que, como decía Juan Luis Anta, un prof de la univ de Jaen, que el amor es un poderoso elemento de márketing, por eso se ve en muchos productos:
Viajes en crucero: y se ve a una parejita feliz,
Dos por uno: en pareja,
Los cuentos infantiles que nos dicen: “se enamoraron y luego fueron felices y comieron perdices”

Pero no nos cuentan nada más. No nos dicen si ella era vegetariana o si él luego se enamoró de un compañero batallas, si se separaron o si decidieron dejar el castillo y hacerse budistas.
No. La historia se queda ahí, congelada y no nos explican qué debería pasar para que si fueran felices los dos protagonistas del cuento incluyendo su relación de pareja. Y esto es sobre lo que me gustaría hablar hoy.

Así que ahí va mi pregunta Sapiensex:
¿Cómo sé si tengo una buena relación de pareja? Decirme tres claves

Yo os propongo 5 claves para ir comenzando…

Clave 1: variedad y equilibrio

Bueno, está claro que el amor es necesario que existe. Pero ojo. ¡CON EL AMOR NO BASTA!
Debe haber respeto, sinceridad, cariño, empatía, diversión, juego, complicidad, cuidados… uf, ¡qué de cosas! Y todas ellas serán aportadas por ambas partes y de manera simétrica.
Es decir, nada de medias naranjas: si no dos naranjas enteras, o una pera y una manzana, o un kiwy y un melocotón… ¡qué más da si ambas personas decidimos compartir nuestro jugo!.
Construir relaciones compatibles, no complementarias. No te necesito, pero si estoy contigo soy más yo.

Clave 2: Autonomía y cuidados

Si hacemos un cuestionamiento desde la perspectiva de género vemos que como mujeres, yo debo saber quién soy, qué me gusta, qué cualidades tengo. Y básico yo debo ser protagonista de mi propia vida.

Esto, en general a los varones les cuesta menos, pues protegen su espacio y su tiempo propio (permitiéndose ir al gimnasio, a ver el fútbol, participar en la peña o agrupación religiosa o simplemente para jugar a la play) mientras que las mujeres nos entregamos al amor en cuerpo y alma y nos dedicamos tiempo a nosotras en caso de que no se lo tengamos que quitar a la pareja o los hijos.

Para entablar relaciones sanas e igualitarias, es imprescindible desarrollar la autoidentidad: Saber quién soy, qué me gusta, qué me sienta bien y mal… y luego, poner en práctica la autonomía. Disfrutar de la soledad y de los diversos amores, claro está, también del propio.
Por parte de los varones, es interesante aprender a conectar con las emociones y saber expresarlas. Los caballeros son duros y fuertes y llevan armadura. Pero a más de uno le pasa como al caballero de la armadura oxidada… aquel del que nos hablaba Robert Fisher en su libro.

También es bueno desarrollar actitudes de cuidados. No de dar lo que creo que te va a venir bien, si no lo que tú me dices que necesitas. Antiguamente esto se traduciría a un… “te voy a llevar al cine, por ejemplo. Y yo lo que propongo sería algo así como dónde te parece que vayamos… a mí me gustaría ir al cine, ¿Y a ti?

Esto puede sonar a antiguo y que ahora no pasa, sin embargo, os pongo un ejemplo cotidiano en la gente joven: en los parques de skate, los chicos patinan mientras las novias miran. En el deporte, los chicos juegan al fútbol y las chicas animan. En los grupos de música, los chicos tocan y ellas aplauden.

Pero… cuántos chicos acompañan sin rechistar a sus parejas a ver pelis románticas, compras o sus entrenamientos de gimnasia rítmica? Pocos. Pues esto es considerado cosas de chicas.
Eso sí, está genial que las chicas quieran jugar al fútbol, hacer acrobacias con sus patinetes y tocar en un grupo de música. Pero si lo eligen por ellas, no porque les guste a sus novios. A ver si vamos a acabar como Julia Robert en la peli novia a la fuga: comiendo los huevos que le gustaban a cada uno de los novios que tuvo, ¡cuando a ella ni siquiera le gustaban!

Así que esta era nuestra segunda clave: Desarrollarnos como personas y cuidar a nuestra pareja.

Clave 3: 1+1=3

En el amor, las matemáticas no son exactas. En el amor: 1+1=3
No somos tú + yo= nosotros.

No somos 1, somos un equipo. Si sólo hay uno. Alguien desparece.
Somos un equipo. Sabemos que todas las piezas son necesarias y todas son IGUAL de importantes.

Clave 4: Comunicación-Negociación

Ahora, para cualquier cosa que yo hago en mi vida, lo medito y valoro detenidamente; Lo que quiero estudiar, dónde pasar mis vacaciones, en qué lugar quiero vivir… Pero para algo tan importante como es compartir parte de mi proyecto de vida ¡no pienso nada! Si te quiero, pues ya está. Sin tener en cuenta qué proyecto de vida quiere tener cada cual. Qué valores básicos compartimos, qué forma de resolver los conflictos tenemos, cuáles son nuestras necesidades vitales…

Es decir, Si yo me compro un móvil y tengo 4 folios de contrato en letra enana cómo puede ser que cuando me vaya a vivir con mi pareja o quiera ser madre o padre no me plantee cosas más profundas como el reparto de responsabilidades y los cuidados mutuos?

Pues así pasa luego, que a pesar de querernos mucho, y de casarnos con bombo y platillo, llega un punto en que no nos aguantamos y comenzamos a comportarnos como dos grandes desconocidos.

Una vez, estaba visitando un pueblo hermoso de Galicia cuando me encontré con que estaban en fiestas. Y da la casualidad que era el día de la renovación de los votos. Un ritual de origen celta que viene a decir algo así que los votos en la pareja deben ser renovados anualmente.

La verdad es que no he investigado más sobre el asunto y desgraciadamente, hoy no me acuerdo del nombre de éste municipio (si alguien lo sabe, por favor, que nos lo diga!!)
El caso es que a mí esto me dio una clave. Si en nuestra sociedad, cuando comenzamos una relación de pareja somos capaces de expresar lo que queremos y construir –diseñar conjuntamente nuestra relación, periódicamente podríamos ir revisando cómo va todo. Cómo nos sentimos, qué echamos en falta qué valoramos… Sería como una hoja de ruta sobre la que poder hacer una valoración cuanti y cualitativa. Y rediseñar valorando lo que sí funciona y proponiendo cambios para lo que no.

Sí, ya sé que esto suena muy mal, muy poco romántico, muy preparado… Pero estoy convencida que para lo que serviría sería para que supiéramos que es importante escucharse, llegar a acuerdos y alimentar la relación. La pareja es una parte del proyecto de mi vida y quiero saber cómo quiero que sea. Es necesario revisar éste proyecto periódicamente y negociar hacia donde queremos dirigirnos.

Clave 5: diferencias entre ideal y real.

El amor es un sentimiento, lo sientes o no. Da motivación y fuerza. Pero no es algo todo poderoso. Es sólo un ingrediente más de la receta total. Yo puedo tener un ingrediente muy bueno, pero si el resto de los componentes no acompañan… es mejor cambiar de receta.
Es necesario dejar de idealizar: no esperar que mi relación de pareja se adapte a lo que yo deseo, si no observar desde un prisma de realidad lo que ésta relación me aporta.

Así que 5 conclusiones clave:
Clave 1: variedad y equilibrio
Clave 2: Autonomía y cuidados
Clave 3: 1+1=3
Clave 4: Comunicación-Negociación
Clave 5: diferencias entre ideal y real.

Y bueno, seguro que hay muchas más claves, pero por el momento, creo que con éstas podemos comenzar a cocinar.

Y para aderezar nuestro guiso os recomiendo algunos libros que nos ayuden a seguir reflexionando: Hoy os traigo el de 4 maestras que se alejan de las historias de best seller que en vez de ayudarnos a crecer como personas nos inducen a pensar que el amor todo lo puede, cuando, siento deciros, que esto no es verdad.

– El poder del amor: de Anna Jonasdotir
– Claves feministas para las negociaciones en el amor, de Marcela Lagarde
– El amor no es como nos lo contaron… Ni como lo inventamos, de Clara Coria
– O los vínculos amoroso, de Fina Sanz

Si te has quedado con ganas de escuchar el programa puedes escucharlo a través de http://www.sapiensex.com/blog.

!Hasta el próximo Espacio sapiensex!

Día de la salud sexual

Salud Sexual en el Espacio Sapiensex de Dos Rombos

El 14 de febrero no es sólo el día de San Valentín… También se celebra el Día de la Salud Sexual y ésta es una fecha que desde el Espacio Sapiensex del programa de sexo de Dos Rombos, no podíamos dejar pasar.

carátula streaming

Si quieres escuchar el programa en streaming puedes hacerlo pinchando aquí http://www.sapiensex.com/blog/espacio-sapiensex-de-dos-rombos-dia-europeo-de-la-salud-sexual/

Según la Organización Mundial de la Salud, la Salud no es la ausencia de enfermedad, como solemos pensar, sino que se refiere al estado completo de bienestar físico, social y mental.
¿Esto qué quiere decir?

Que habitualmente nos centramos en no enfermar y si no padecemos una enfermedad o una infección, nos hace pensar que estamos bien, que tenemos salud. Sin embargo esto no es realmente así.

Disfrutar del bienestar a nivel físico significa sentirnos bien en nuestro cuerpo, tener vitalidad, tener energía, sentir fuerza.

Pero no será un bienestar completo, si no lo acompañamos del bienestar social, es decir, debemos sentirnos bien, con una buena integración, con amor y reconocimiento por parte del entorno en el que nos encontramos.

El mes pasado hablábamos de la autoestima, y sobre cómo ésta se genera gracias al entorno en el que nos hemos criado, de niñas y niños necesitábamos un entorno seguro, que nos estimulara para crecer y desarrollarnos y que nos alentara para descubrirnos y para que creyéramos en nosotros y nosotras mismas.

Más adelante, nuestro entorno, ya sea a través del ambiente de trabajo, de estudios, familiar, de pareja, con nuestras amistades… será básico que sea sano para sentir un verdadero bienestar social.

Y por último, el bienestar mental y emocional nos pone el foco sobre el modo que tenemos de usar “nuestra cabeza”, la capacidad de pensar, de razonar, de interpretar nuestro entorno… así sobre cómo nos sentimos y gestionamos esas emociones.

Por tanto, si nuestra sociedad nos enseña un modo patriarcal de vivir la sexualidad: a modo heteronormativo, coitocéntrico y falocéntrico de la sexualdiad. No podremos decir que nuestra sociedad fomente una buena salud sexual.

Sí que en las campañas de prevención se pone el foco sobre cómo no enfermar o contraer una infección. Pero en absoluto nos fomenta relaciones de bienestar social, mental y emocional.

Veamos: a nivel social, no se otorga libertad para que nos mostremos como realmente somos.
Se nos dice que somos mujeres u hombres en función de nuestros genitales, sin tener en cuenta que no todas las personas nos identificamos con esas categorías. Como decía la campaña de Chisalis hace unas semanas: hay niñas con pene y niños con vulva. LA diversidad es tremenda. También hay personas con útero y testículos y hombres que menstrúan.

No se nos alienta a desarrollar nuestro propio potencial como persona. Se sigue diciendo que los chicos no lloran y se censura a los chicos sensibles y delicados”, se critica a las chicas que puedan mostrar su fortaleza y valentía. En el plano de la orientación sexual pasa lo mismo, parece que lo correcto es la heterosexualidad, sin permitir el desarrollo natural de la orientación sexual. Sin explicarnos jamás que podemos ser bisexuales, homosexuales o heterosexuales e incluso cambiar a lo largo de nuestras vidas.

Las relaciones de pareja deben monógamas “para toda la vida” y como mucho Monógamas sucesivas. Una detrás de la otra. No tener pareja no es una opción. Recuerdo a una compañera de trabajo que se ponía de los nervios cada vez que iba al pueblo de su madre y le decían “con lo guapa que tú eres, cómo es que no tienes pareja?”, o entre amistades, el otro día, hablando de un amigo que es un encanto, divertido, tierno, atractivo… y soltero. Pues decían, no entiendo cómo no tiene pareja, algo debe tener!!!

No nos damos cuenta que no tener pareja puede ser una libre elección y que tenerla, no tiene por qué ser la receta ideal de la felicidad.

Yo pienso que las relaciones deberían de durar…. Lo justo, ni más ni menos. Mientras haya amor, respeto, cariño, deseo… Bien, y cuando éste se acabe, lo mejor para las dos personas es dar la libertar para que termine. Como decía el Dalia Lama “Dale alas para volar, y razones para quedarse”. Y cuando éstas se acaben, se acabaron, no podemos ni debemos forzar nada. A veces nos engañamos diciendo que es por el bien de los hijos, que es que la gente joven no aguanta nada… pero no creo que eso sea cierto. Y celebrar las bodas de papel, aluminio o plata… nunca debería ser una competición para ver quien aguanta más.

Por último, tampoco se desarrolla una buena salud mental cuando los hombres sienten una fuerte presión por ser activos, tomar la iniciativa, tener siempre que estar dispuestos, pensar que su pene debe ser diferente a lo que es… Pues esto crea un alejamiento de sus necesidades y deseos. En vez de conectar con la vulnerabilidad para fortalecerse, la deben de esconder, dando lugar muchas veces al abuso de alcohol u otras drogas, sobre todo en el momento del ligoteo, y luego, genera complejos e inseguridades.

Y también a las mujeres, con el gran desconocimiento de nuestro cuerpo, nuestros gustos, nuestros deseos y el miedo a descubrirlo o expresarlos, por temor a las represalias: ser juzgadas por interpretarnos como demasiado frescas, cuestionar la masculinidad del varón… Complejos por un cuerpo que se supone que no es perfecto. Y no, perfecto no lo es, pero sí real, que al fin y al cabo es lo que vale.

Vamos, que podría seguir hablando sobre todo lo que fomenta una mala salud sexual desde nuestra sociedad.

Pero siempre me gusta plantear alternativas, hacia dónde sería deseable dirigirnos para mejorar nuestra salud sexual.

Y hoy os propongo un cambio de lenguaje:

Como ya hemos dicho en otros programas, el lenguaje conforma nuestro pensamiento, y si las palabras que tenemos crean realidades parciales o insalubres, necesitamos nuevas palabras para crear nuevas realidades.

Ya está bien de repetir discursos que representan posturas relacionadas con la excitación genital y sus mil maneras de realizar el coito donde lo masculino es la parte activa y lo femenino la pasiva.

Vamos a estimular la erótica y la sensualidad:

Propongo que nos inventemos palabras para representar

– el placer que se siente al unir piel con piel,
– el placer que genera respirar a tu pareja,
– Conceptos que representen el gusto que da acariciar con la planta de los pies
– o masajear con el talón al otro cuerpo.
– También palabras que representen acogida y colaboración, donde no sea el pene el que penetra, si no la vulva la que acoge.
– Representemos otros modelos de amor y de convivencia, donde no haga falta ser pareja para sentir calor y afecto. Y donde el amor dure… lo que tenga que durar, sin idealizar historias felices con perdices, sino sanas, libres y elegidas.

Y sin más… !Hasta el próximo Espacio Sapiensex!

Recuerda, puedes ver el vídeo a través de: http://www.sapiensex.com/blog/espacio-sapiensex-de-dos-rombos-dia-europeo-de-la-salud-sexual/

cartel Sapiensex Copao

El Colegio de Psicología repite con Sapiensex

El colegio de Psicología, solicita repetir taller Sapiensex.

La razón es darle, de nuevo, una oportunidad a las 40 personas que se quedaron en lista de espera el pasado 29 de septiembre. Así como a otros y otras profesionales que deseen asistir a ésta formación y jugar a Sapiensex.

Desde la Comisión de Igualdad de género del Colegio valoraron la necesidad de ofrecer otra oportunidad y por mi parte, estoy muy agradecida.

 

Como sabéis, Sapiensex es un juego de educación sexual creado con la intención de enseñar de una forma divertida y lúdica sobre un asunto muy serio e importante: La sexualidad.

Así mismo, presentaremos el manual de uso del juego Sapiensex para que todo/a profesional que lo desee, pueda utilizar éste juego en su trabajo.

El objetivo es que se familiaricen con ésta herramienta innovadora y pedagógica para aprender cómo prevenir embarazos no deseados, ITS y mostrar que la sexualidad es mucho más que la parte física y coitocéntrica. En definitiva, que se muestre la sexualidad como una faceta más de la personalidad que debe ser cuidada y tenida en cuenta para desenvolvernos como personas sanas, responsables y placenteras.

Puedes inscribirte pinchando el siguiente enlace:

http://www.copao.com/inscripciones/cursos/2017/Ins_sapiensex2017.asp

 

cartel Sapiensex Copao

 

Fecha tope de Inscripciones:  Hasta completar aforo ó máximo 02/03/2017

firma-convenio

¿Qué se trae entre manos el Área de Juventud del Ayto. de Málaga con Sapiensex?

Pues lo que se trae entre manos es un convenio  de colaboración del Área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga y Sapiensex.

A lo largo de éste curso 2016-17 se van a impartir 25 talleres Sapiensex en los 11 Distritos de la ciudad.

Se calcula que serán 600 chicas y chicos de 4º de la ESO quienes se beneficien de éstos talleres y se cuestionen su sexualidad, sus relaciones interpersonales y hasta su autoestima a través de los talleres de 2 horas Sapiensex.

Si quieres saber más puedes continuar el artículo en Convenio Área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga y Sapiensex

uma

Ejemplos de buenas prácticas coeducativas en la Universidad de Málaga

¿Recuerdas? El pasado 5 de noviembre, la asociación de igualdad de género universitario (AIGU) presentó en la UMA ejemplos de buenas prácticas coeducativas

La actividad iba dirigida principalmente a alumnos y alumnas de educación social. pero la realidad fue que tuvo tan buena acogida que se apuntaron responsables de coeducación, asociaciones de mujeres y personas interesadas en general, tantas, que tuvieron que colgar el cartel de aforo completo.

Por mi parte, presenté Sapiensex como una alternativa innovadora para hacer coeducación y traté de trasmitir al alumnado la importancia de poner calidad e ilusión a cada proyecto que hagan, pues si haces las cosas con calidad, tendrá una buena repercusión. Al menos, así lo he vivido yo con Sapiensex.

Y ésto es lo que salió aquel día:

 

A continuación, fue Mercedes Sánchez Vico quien presentó su asignatura “la igualdad a través de la imagen” con sus múltiples subproyectos:

 

Por la tarde, cambiaron el formato, AIGU colaboró con alumnas de Educación Social y la tarde tomó otro giro. Entablaron un diálogo feminista para la aplicación transversal de la perspectiva de género en el ámbito socioeducativo y audiovisual con la excelente participación de Meli Galarza, Consuelo Ortega Merino, Ana Mª Román y por último, nuestra maestra Anabel Santos Castro.

 

Y para cerrar éste día tan enriquecedor, Pamela Palenciano nos relató su monólogo “No sólo duelen los golpes”, donde lloramos con su dolor y aplaudimos su valor y fortaleza.

!Gracias por vuestro trabajo, compañeras!

cartel-congreso 1

“Género e identidad en un mundo globalizado”

Los próximos 24 y 25 de noviembre se celebrará en la Universidad de Almería el

II Congreso Internacional Mujeres, Cultura y Sociedad

 

La segucartel-congresonda edición del Congreso Internacional Mujeres, Cultura y Sociedad, centrada en la temática: “Género e identidad en un mundo globalizado”, se fundamenta en la profunda convicción de que es necesario fomentar los Estudios de las Mujeres, los Estudios Feministas y los Estudios de Género en las distintas disciplinas del saber (Antropología, Arte, Ciencias de la Educación, Ciencias Experimentales, Derecho, Filología, Filosofía, Historia, Medicina, Nuevas Tecnologías, Psicología, Sociología, etc.) con el propósito de lograr que el mundo que habitamos, marcado por el fenómeno de la globalización y preocupado por problemas identitarios, sea más plural, más igualitario y más democrático.

https://mujeresculturaysociedad.wordpress.com/programa-2/

Málaga queda representada con un buen Plantel formado por algunas personas integrantes de la Comisión de Igualdad y Género del Colegio de Psicología de Andalucía Oriental:

  • Carmela Rull: Micromachismos
  • Beatriz Cobo Blanco, facilitará un taller de empoderamiento femenino a través del conocimiento del ciclo menstrual,
  • Borja Rodríguez Núñez nos hablará de las nuevas masculinidades y
  • Fernándo Gálligo Estevez presentará su trilogía sobre amores sanos y prevención de violencia de género.
  • Y yo tendré el placer de presentar “Sapiensex, Juega y aprende sobre sexualidad” como una herramienta innovadora de educación sexual para jóvenes y… no tan jóvenes.