Archivo de la etiqueta: salud

fuengirola

TALLER DE CRECIMIENTO PERSONAL PARA MUJERES “DESCUBRIÉNDONOS A TRAVÉS DEL CUERPO”

 

Las mujeres, a lo largo del tiempo, hemos aprendido a dedicar atención a nuestro cuerpo para que se convierta en lo que esperamos que “debe” ser. Le ponemos cremas “anti” edad, ocultamos “lo que nos sobra”, añadimos “lo que nos falta”, tomamos pastillas para que no nos duela, caminamos porque nos lo dijo el médico, nos relacionamos con hombres de una manera que no es la que deseamos…

Sin embargo, mente y cuerpo van íntimamente relacionados y con este taller, se pretende  que aprendamos a mirar y sentir nuestro cuerpo con otros ojos. Que nos sintamos aliadas a él, que aprendamos a quererlo y mimarlo como se merece. Porque sabemos que cuando tomamos conciencia de él, nos convertimos en personas más sanas e integradas.

Si te atreves a embarcarte en esta aventura, para aprender a explorarte, conocerte y cuidarte, ¡Contamos contigo!.

Será impartido por Rocío Carmona Horta. Psicóloga especialista en salud desde la perspectiva de género.

Día 4 de junio de 10:00 a 13:00 h. Inscripciones en la Concejalía para la Igualdad de Fuengirola

abuela esclava

El síndrome de la abuela esclava

!!!Llegan las navidades!!!! Momento de vacaciones infantiles, compartir en familia, comidas en casa…

¿¿¿Qué sientes: ilusión o pánico???

Son muchas las abuelas que entran en pánico en éstas fechas porque ven que su tiempo desaparece y comienza una época de disponibilidad total para sus hijos e hijas…

A continuación comparto una entrevista que me hizo Iluminada Regateiro en su programa Voces de Mujer, del canal de televisión Torrevisión.

IR ¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE LA ABUELA ESCLAVA?

RCH Es algo que se está comenzando a dar en nuestra sociedad. Es un conjunto de síntomas que sufren las mujeres que tienen que hacerse cargo de sus nietos y de sus nietas cuando se les pide más de lo que ellas pueden dar.
Son las nuevas abuelas, que suelen ser amas de casa, y que a sus quehaceres diarios se les encarga cuidar a los nietos en horario escolar, hacer compras, llevar al cole, recogerlos, criarlos, llevarles al médico, preparar los biberones… Y en muchas ocasiones, estas obligaciones se extienden a los fines de semana o cuidados de… Incluso animales domésticos

IR ¿QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE?

RCH Es un síndrome, esto significa que se manifiesta en una serie de síntomas:
– A nivel físico: con los síntomas característicos de la ansiedad y el estrés: estómago encogido, musculatura tensa y agarrotada, dolor de cabeza, incapacidad para estar quieta, cansancio crónico…
– A nivel emocional: ansiedad, angustia, culpa, rabia, mal humor, irritabilidad,
– A nivel psicológico: Falta de ilusión por la vida, preocupación constante, incapacidad para concentrarse, miedos extremos, enfados, incluso fantasean con la idea de la muerte como única solución…
A largo plazo esto pasa factura y se plasma en un aumento de la inseguridad personal, en un descenso de la autoestima, sensación de pérdida de control de la propia vida, insatisfacción generalizada…

IR ¿CÓMO LO INTENTAN DISMINUIR?

RCH Confundiendo ansiedad con hambre: y puede dar por comer en exceso, o todo lo contrario, y perder el apetito.
Intentan llegar a más cosas, se sobreexigen todavía más…. Y como esto les genera más culpa, se meten en un círculo vicioso del que no saben salir, y para el cual encima, se echan las culpas.

IR ¿TIENE CONSECUENCIAS A LARGO PLAZO?

RCH Consecuencias a largo plazo: Un estrés mantenido en el tiempo hace que el cuerpo acabe enfermando: y acaban apareciendo enfermedades que no tienen un origen “lógico” para la ciencia. Migrañas, fibromialgias, dolores musculares, diabetes, problemas endocrinos, agotamiento, insomnio, proclividad a accidentes…
Así que muy frecuentemente, las mujeres van al centro de salud, aquejadas de, lo que Betty Friedan llamaba “el mal sin nombre”.
Se llama así por que como decía, la ciencia, habitualmente desarrollada por varones, busca causas orgánicas, o factores que desde su posición pueden entender. Pero no se les ocurría ponerse en la piel de estas mujeres, así que no lo consideraban un problema específico, con una solución concreta.
Y entonces, pasaban al acto rápido, de “dormir los síntomas” a través de pastillas para dormir, ansiolíticos, antidepresivos…
Así, las mujeres están calladas, dan menos problemas y siguen cuidando a los nietos y las nietas, y haciendo un servicio social, al cual, todavía no se ha encontrado solución.

IR ¿CÓMO SE LLEGA UNA A CONVERTIR EN UNA ABUELA ESCLAVA ?

RCH Para comprender cómo una mujer llega a sufrir el “Síndrome de la abuela esclava” no debemos en caer en explicaciones simplistas, que por otro lado, tienden a culpabilizar a alguna de las partes. Yo prefiero mirarlo como un conjunto de factores que pone la mirada no en culpabilizar, sino en responsabilizar a cada parte de lo que le corresponde:
Muchas veces, en diversas conversaciones, sobre todo con amigos, escucho que dicen: “yo le llevo la ropa sucia a mi madre porque le gusta”. (Aunque yo no puedo evitar siempre decir que lo que a su madre le gustará será ver a su hijo, no lavarle lo que él ensucia. Y de paso hago la sugerencia al decir, que seguro que a su madre le gustaría mucho más que fuera con ella al cine).
Y bueno, del lado de las abuelas, suelo escuchar comentarios cargados de rabia del tipo “es que la juventud de hoy en día lo quiere todo”…

Y bueno, en realidad no es ni una cosa ni otra. Así, que evitando explicaciones simplistas y culpabilizadoras hay que tener en cuenta a las hijas y los hijos que piden y a las abuelas que ofrecen:

Las hijas y los hijos piden porque:

– Falta o déficit de recursos económicos
– Porque sienten mayor seguridad si son las abuelas quienes cuidan a sus hijos o hijas.
– Por comodidad.
– Porque es gratis

Las abuelas:

A las mujeres, y sobre todo a través de los estilos educativos más tradicionales, desde que somos pequeñas, se nos enseña a cuidar y se nos dice que lo más importante de nuestra vida es nuestro marido y nuestra descendencia.
Así que nuestros proyectos de vida están en función de los demás: eso es ser madre.

Las mujeres en edad de ser abuelas, les han educado en el valor del sacrificio y la entrega. Así que no hacer esto, lleva inexorablemente a la culpa.
La mayoría de las mujeres que tienen ahora más de 50 años, están acostumbradas a postergarse. A ponerse en último lugar ( si queda sitio…)
Por tanto, les resulta muy difícil pensar en sí mismas, en cuidar sus necesidades, en atenderse a sí mismas. Y cuando alguien le pide algo…
Su frase favorita es “TOTAL, SI NO ME CUESTA NADA”. También escucho frases tipo: “pobrecito/pobrecita, no se van a gastar el dinero que no tienen estando yo…”
Pero ojo, algo que podría ser cierto un día, se convierte en un diario. Un esfuerzo puntual, es un sobreesfuerzo cuando se convierte en hábito.
Tener en cuenta que lo que se pide a las abuelas supera sus posibilidades: si el cuerpo de las mujeres no está preparado para tener hijos pequeños, será porque ya está cansado para estar todo el día agachada, cogiendo peso, no parando…

IR ¿POR QUÉ LAS ABUELAS NO SE LIBRAN DE ESTA ESCLAVITUD?

RCH Esto es debido a la culpa a sí mismas y la disculpa hacia sus hijas o hijos.
Además, ten en cuenta, que ni siquiera ellas saber lo que les pasa. Sí los síntomas que tienen, pero no aciertan a comprender el origen.

IR ENTONCES, SI EL PROBLEMA SURGE PORQUE ALGUIEN DEBE CUIDAR A LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS, HACER LA CASA, ENCARGARSE DE LAS CITAS MÉDICAS, LA COMPRA, LAS COMIDAS, LA LIMPIEZA DE LA CASA… HABRÁ GENTE QUE PIENSE, QUE ESTO QUIERE DECIR QUE LA CULPA LA TIENEN LAS MUJERES QUE HAN DECIDIDO SALIR AL MERCADO LABORAL A TRABAJAR? PIENSAS QUE LA SOLUCIÓN SERÍA QUE LAS MUJERES VOLVIERAN A LOS HOGARES.

RCH Efectivamente, en los hogares siguen existiendo las mismas necesidades que antes, los menores necesitan atención y cuidados. Esto no ha cambiado.
Sin embargo, lo que yo quiero decir, es que estas funciones no deben recaer en una sola persona. Y si a estas tareas contribuyen las madres, los padres, las abuelas, los abuelos… y la sociedad en general a través de servicios adecuados como guarderías, horarios flexibles y compatibles con vidas reales… nadie se sobrecargaría y todas y todos cumplirían con su responsabilidad e incluso podrían disfrutar de ella.
Los cuidados de las nietas y de los nietos puede ser un placer: pero siempre y cuando no sea una sobrecarga.

IR ¿PODRÍAS DARNOS ALGÚN CONSEJO PARA LAS ABUELAS QUE SE SIENTAN IDENTIFICADAS?

RCH No se trata de no querer ayudar; muchas abuelas saben que es un placer estar con los nietos, pero también que es un placer cuando se van.
La alternativa pasa por enseñar a las abuelas esclavas que también es importante que se tengan en cuenta a sí mismas, pues nadie lo va a hacer mejor. Y que deben cuidar su salud y su espacio de vida”. Para ello es básico que se den cuenta de que esto no es ser egoísta, sino una cuestión de responsabilidad personal.

6. historia y 6 mitos sobre la sex. femenina

Espacio Sapiensex: Historia y mitos de la sexualidad femenina

Durante el mes de marzo, el programa de sexo de Radio Luna “Dos Rombos” trató sobre la sexualidad femenina de una manera específica.

Conmemorando el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, un día de celebración por los éxitos conseguidos pero sobre todo un día de reivindicación por los derechos que nos quedan por conquistar.

Respecto al tema que nos toca, referente a la sexualidad, la sexualidad femenina no ha sido estudiada ni tenida en cuenta hasta muy recientemente.

carátula streaming

(Si quieres ver éste video en streamig, puedes hacerlo pinchando aquí  y escuchar desde el minuto 1h47min))

Si miramos atrás, en nuestra historia, tenemos mucho que agradecer, por todas las investigaciones que se han realizado, pero no podemos obviar, que la mayoría de ellas eran desde una mirada masculina, patriarcal y encuadradas en la época en la que se desarollaban.

Veamos algunos ejemplos clave:

  • Freud, El padre de la psicología, en su teoría, le daba mucha importancia al sexo. Sin embargo, no podemos olvidar la época en la que vivió, la época victoriana, donde las mujeres debían ser recatadas y no expresar su lívido.

En sus teorías, Freud atribuía la sexualidad a la presencia o ausencia del pene. Vamos, que fue un gran exponente de las teorías falocéntricas. Donde las mujeres sufríamos la ´”envidia del pene” como si la mujer fuera un hombre castrado y a partir de ahí, las mujeres podían tomar tres caminos: la negación de la sexualidad, la masculinización de su sexualidad o por último, la realización de la naturaleza femenina en el matrimonio y la maternidad. (Sobre todo si era de un hijo varón)

Durante las primeras etapas del desarrollo psicosexual, la actividad erótica se centra en el clítoris. Sin embargo en las mujeres “normales” existiría una posterior transición hacia la vagina. Así que la respuesta sexual correcta de una mujer se producía a través del orgasmo vaginal.

  • Años 60´ la sexóloga Virginia Johnson y el ginecólogo William Masters conocidos como Master y Johnoson fueron evolucionando, describiendo en su estudio las 4 fases de la respuesta sexual humana: que son excitación, meseta, orgasmo y resolución.
    El mensaje más importante que dieron era que la sexualidad femenina era muy potente y que las mujeres somos capaces de sentir y disfrutar mucho de nuestra sexualidad. Ya entonces hablaban de la capacidad de tener multiorgasmos. Y que la mayoría de los problemas sexuales eran debido a cuestiones culturales, más que fisiológicas.
    Así mismo, las investigaciones sobre sexualidad de Masters y Johnson aportaron auténticas revelaciones sobre el orgasmo femenino, la masturbación, el lesbianismo y las fantasías sexuales.
  • Años 50 se publica el Informe Kinsey y los ensayos llamados Comportamiento sexual del hombre (1948) y Comportamiento sexual de la mujer (1953). Estos ensayos científicos dieron a conocer detalles de la vida sexual del hombre y la mujer y fueron todo un adelanto. Lo que había permanecido en la intimidad de las parejas, se volvió algo público y visible. Hablaban sobre la masturbación, la homosexualidad, la heterosexualdiad…
  • En la década del 70, la difusión del uso de la píldora anticonceptiva supuso para las mujeres una auténtica revoluciónsexual, porque las liberó de posibles embarazos no deseados, separando la reproducción de la sexualidad y haciendo posible poder planificar su propia vida, adoptando un nuevo papel en la sociedad.
    También, en ésta época Shere hit publicó su Informe Hite (1970) a través de miles de respuestas de cuestionarios anónimos intentó sacar del anonimato esta temática.
    Por fin es una mujer, en exclusiva, quien investiga sobre la sexualidad de las mujeres. y dice que sólo si nos apoyamos entre nosotras conseguiremos la verdadera igualdad.
    Entre otras cosas, mostró que el 70% de las mujeres no habían tenido orgasmos mediante la penetración, pero eran capaces de alcanzar el orgasmo fácilmente mediante la masturbación u otras estimulaciones clitorianas.
    En ésta época, al mismo tiempo nacen grupos de feministas que se reúnen para compartir y aprender sobre sus cuerpos su sexualidad y de la mano de Betty Dodson, también grupos de automasturbación.
  • 1980 a partir del l encuentro de las mujeres de Boston escriben el libro “nuestros cuerpos, nuestras vidas”, estas mujeres se dan cuenta de que todas han sufrido en diverso grado, angustias y frustraciones a causa del paternalismo y la desinformación del sistema médico. -la vergüenza de la menstruación, embarazos no deseados así que deciden comenzar a plasmar en el libro y en talleres sus experiencias como mujeres.

Pero claro, son conscientes de que todo esto está centrado en nuestra cultura de mujeres blancas, clase media, mediana edad. Por lo que seguimos teniendo una gran ignorancia sobre otros patrones culturales, la sexualidad en las diferentes etapas de la vida.

  • 1990 Nace la teoría queer . Este concepto se usaba hasta entonces como un insulto contra aquellas personas que estaban relegadas a los márgenes de la sexualidad dominante, pero este concepto fue resignificado, cuestionando que la identidad sexual no era una esencia sino un continuo.
    De acuerdo con ello, la Teoría Queer rechaza la clasificación de las personas en categorías universales como “homosexual“, “heterosexual“, “hombre” o “mujer“, sosteniendo que éstas esconden un número enorme de variaciones culturales, ninguna de las cuales sería más natural que las otras. Contra el concepto clásico de género, que distinguía lo “heterosexual” socialmente aceptado de lo “anómalo”, la Teoría Queer afirma que todas las identidades sociales son igualmente anómalas.
  • En el 2000, los sex shops dejan de ser lugares oscuros y de hombres y se convierten en tiendas luminosas y llenas de color donde venden juguetes sexuales pensados en el placer de las mujeres. Los tupper sex hace su aparición y son acogidos con verdadera fruición, la pornografía para mujeres y feminista comienza a grabarse… y terminamos en el 2010 con la aprobación de la ley de derechos sexuales y reproductivos y de interrupción voluntaria del embarazo.

Es imparable, cada vez hay más modelos de mujeres autónomas, libres e independientes, así como hombres igualitarios.

Por tanto, esto hace que nuestra visión de la sexualidad femenina vaya evolucionando.

Pero a pesar de todo ello… quedan muchos mitos y falsas creencias sobre la sexualidad e las mujeres: ahí van algunos de ellos:

A ver qué os parecen:

Mito 1: No hay mujeres frígidas sino malos amantes:

Parece que hay un momento en que la sociedad se va modernizando y dando cuenta de que las mujeres tenemos placer y éstas cosas, pero siguen poniendo la responsabilidad en los hombres. Evidentemente, el amante, o la amante que tenga, influirán en mi disfrute en el sexo. Pero no dependerá tanto de eso sino de mi propia responsabilidad, al acercamiento que tenga cada mujer con su propia sexualidad y desarrollo de la erótica y fantasías, así como de la asertividad para expresarle a mi pareja lo que me gusta, y cómo me gusta.

– Mito 2: Hay dos tipos de orgasmo los clitorianos y los vaginales.

Realmente no es que sean 2 tipos de orgasmos, si no que se refiere a la zona que se estimula. Pero lo que se excita es la plataforma orgásmica. Cuando se tiene un orgasmo, ocurren contracciones rítmicas involuntarias de la plataforma orgásmica y el útero. Y la plataforma orgásmica involucra todas las terminaciones nerviosas del clítoris y la vagina, incluyendo las contracciones del útero. Es decir, es una amplia zona de nuestro cuerpo.

Mito 3: Las mujeres no se masturban: Si bien es cierto, la educación que recibimos censura ésta práctica sexual de autoconocimiento y placer, por lo que esta mala educación nos inhibe del placer, del juego y del descubrimiento. Pero no tanto como hacemos creer…

Mito 4: Las mujeres son pasivas, los hombres activos:

De nuevo volvemos a la educación basada en estereotipos, es decir, según cómo nos enseñan que debemos comportarnos, aún, un chico que liga mucho es una máquina y una chica… una guarra. Así que si no queremos ser tachadas de tal… más nos vale inhibirnos. Pero no por deseo, si no por obligación…

– Mito 5: Las mujeres necesitamos los preliminares para llegar al orgasmo:

No diría que necesitamos los preliminares. Sino que hombres y mujeres viviríamos una sexualidad mucho más completa si no nos limitamos a pensar que el coito y el orgasmo son la base de la sexualidad y lo demás es secundario.

Fijaros si estamos mal, que el otro día un chico en un taller Sapiensex me dijo que para qué quería él tener placer en los pezones. Que eso qué le aportaba.

Respecto a las mujeres, el coito no es la única forma de sentir placer, recordar la importancia de nuestro clítoris y sobre todo, de nuestra erótica y nuestras fantasías.

Mito 6: Practicar el coito durante la menstruación es antihigiénico y poco deseable.

Para nada tiene ésta frase base científica. Es más, tener orgasmos puede ser relajante para el útero y reducir alguna molestia, si se tiene.

Y bueno, con éstos 6 mitos terminamos el espacio Sapiensex de hoy.

Como siempre, os espero el próximo mes de nuevo y mientras, en el blog Sapiensex.com/blog.

¡Hasta el mes que viene!

Día de la salud sexual

Salud Sexual en el Espacio Sapiensex de Dos Rombos

El 14 de febrero no es sólo el día de San Valentín… También se celebra el Día de la Salud Sexual y ésta es una fecha que desde el Espacio Sapiensex del programa de sexo de Dos Rombos, no podíamos dejar pasar.

carátula streaming

Si quieres escuchar el programa en streaming puedes hacerlo pinchando aquí http://www.sapiensex.com/blog/espacio-sapiensex-de-dos-rombos-dia-europeo-de-la-salud-sexual/

Según la Organización Mundial de la Salud, la Salud no es la ausencia de enfermedad, como solemos pensar, sino que se refiere al estado completo de bienestar físico, social y mental.
¿Esto qué quiere decir?

Que habitualmente nos centramos en no enfermar y si no padecemos una enfermedad o una infección, nos hace pensar que estamos bien, que tenemos salud. Sin embargo esto no es realmente así.

Disfrutar del bienestar a nivel físico significa sentirnos bien en nuestro cuerpo, tener vitalidad, tener energía, sentir fuerza.

Pero no será un bienestar completo, si no lo acompañamos del bienestar social, es decir, debemos sentirnos bien, con una buena integración, con amor y reconocimiento por parte del entorno en el que nos encontramos.

El mes pasado hablábamos de la autoestima, y sobre cómo ésta se genera gracias al entorno en el que nos hemos criado, de niñas y niños necesitábamos un entorno seguro, que nos estimulara para crecer y desarrollarnos y que nos alentara para descubrirnos y para que creyéramos en nosotros y nosotras mismas.

Más adelante, nuestro entorno, ya sea a través del ambiente de trabajo, de estudios, familiar, de pareja, con nuestras amistades… será básico que sea sano para sentir un verdadero bienestar social.

Y por último, el bienestar mental y emocional nos pone el foco sobre el modo que tenemos de usar “nuestra cabeza”, la capacidad de pensar, de razonar, de interpretar nuestro entorno… así sobre cómo nos sentimos y gestionamos esas emociones.

Por tanto, si nuestra sociedad nos enseña un modo patriarcal de vivir la sexualidad: a modo heteronormativo, coitocéntrico y falocéntrico de la sexualdiad. No podremos decir que nuestra sociedad fomente una buena salud sexual.

Sí que en las campañas de prevención se pone el foco sobre cómo no enfermar o contraer una infección. Pero en absoluto nos fomenta relaciones de bienestar social, mental y emocional.

Veamos: a nivel social, no se otorga libertad para que nos mostremos como realmente somos.
Se nos dice que somos mujeres u hombres en función de nuestros genitales, sin tener en cuenta que no todas las personas nos identificamos con esas categorías. Como decía la campaña de Chisalis hace unas semanas: hay niñas con pene y niños con vulva. LA diversidad es tremenda. También hay personas con útero y testículos y hombres que menstrúan.

No se nos alienta a desarrollar nuestro propio potencial como persona. Se sigue diciendo que los chicos no lloran y se censura a los chicos sensibles y delicados”, se critica a las chicas que puedan mostrar su fortaleza y valentía. En el plano de la orientación sexual pasa lo mismo, parece que lo correcto es la heterosexualidad, sin permitir el desarrollo natural de la orientación sexual. Sin explicarnos jamás que podemos ser bisexuales, homosexuales o heterosexuales e incluso cambiar a lo largo de nuestras vidas.

Las relaciones de pareja deben monógamas “para toda la vida” y como mucho Monógamas sucesivas. Una detrás de la otra. No tener pareja no es una opción. Recuerdo a una compañera de trabajo que se ponía de los nervios cada vez que iba al pueblo de su madre y le decían “con lo guapa que tú eres, cómo es que no tienes pareja?”, o entre amistades, el otro día, hablando de un amigo que es un encanto, divertido, tierno, atractivo… y soltero. Pues decían, no entiendo cómo no tiene pareja, algo debe tener!!!

No nos damos cuenta que no tener pareja puede ser una libre elección y que tenerla, no tiene por qué ser la receta ideal de la felicidad.

Yo pienso que las relaciones deberían de durar…. Lo justo, ni más ni menos. Mientras haya amor, respeto, cariño, deseo… Bien, y cuando éste se acabe, lo mejor para las dos personas es dar la libertar para que termine. Como decía el Dalia Lama “Dale alas para volar, y razones para quedarse”. Y cuando éstas se acaben, se acabaron, no podemos ni debemos forzar nada. A veces nos engañamos diciendo que es por el bien de los hijos, que es que la gente joven no aguanta nada… pero no creo que eso sea cierto. Y celebrar las bodas de papel, aluminio o plata… nunca debería ser una competición para ver quien aguanta más.

Por último, tampoco se desarrolla una buena salud mental cuando los hombres sienten una fuerte presión por ser activos, tomar la iniciativa, tener siempre que estar dispuestos, pensar que su pene debe ser diferente a lo que es… Pues esto crea un alejamiento de sus necesidades y deseos. En vez de conectar con la vulnerabilidad para fortalecerse, la deben de esconder, dando lugar muchas veces al abuso de alcohol u otras drogas, sobre todo en el momento del ligoteo, y luego, genera complejos e inseguridades.

Y también a las mujeres, con el gran desconocimiento de nuestro cuerpo, nuestros gustos, nuestros deseos y el miedo a descubrirlo o expresarlos, por temor a las represalias: ser juzgadas por interpretarnos como demasiado frescas, cuestionar la masculinidad del varón… Complejos por un cuerpo que se supone que no es perfecto. Y no, perfecto no lo es, pero sí real, que al fin y al cabo es lo que vale.

Vamos, que podría seguir hablando sobre todo lo que fomenta una mala salud sexual desde nuestra sociedad.

Pero siempre me gusta plantear alternativas, hacia dónde sería deseable dirigirnos para mejorar nuestra salud sexual.

Y hoy os propongo un cambio de lenguaje:

Como ya hemos dicho en otros programas, el lenguaje conforma nuestro pensamiento, y si las palabras que tenemos crean realidades parciales o insalubres, necesitamos nuevas palabras para crear nuevas realidades.

Ya está bien de repetir discursos que representan posturas relacionadas con la excitación genital y sus mil maneras de realizar el coito donde lo masculino es la parte activa y lo femenino la pasiva.

Vamos a estimular la erótica y la sensualidad:

Propongo que nos inventemos palabras para representar

– el placer que se siente al unir piel con piel,
– el placer que genera respirar a tu pareja,
– Conceptos que representen el gusto que da acariciar con la planta de los pies
– o masajear con el talón al otro cuerpo.
– También palabras que representen acogida y colaboración, donde no sea el pene el que penetra, si no la vulva la que acoge.
– Representemos otros modelos de amor y de convivencia, donde no haga falta ser pareja para sentir calor y afecto. Y donde el amor dure… lo que tenga que durar, sin idealizar historias felices con perdices, sino sanas, libres y elegidas.

Y sin más… !Hasta el próximo Espacio Sapiensex!

Recuerda, puedes ver el vídeo a través de: http://www.sapiensex.com/blog/espacio-sapiensex-de-dos-rombos-dia-europeo-de-la-salud-sexual/

Campaña Te corresponde - no te corresponde. De Cruz Roja

¿Quién cuida a las cuidadoras?

¿Quién cuida a las cuidadoras?, una pregunta sin respuestas fácil… Las cuidadoras suelen asumir su rol a pesar del cansancio de un modo abnegado. Se da por hecho que son ellas quienes tienen que cuidar y ellas se sienten culpables si reconocen otra cosa…

De estas cosas hablamos en uno de los programas de Voces de Mujer, que Iluminada Regateiro presentaba en el Canal de Torre visión, A través de su asociación AMAT.
A continuación trascribo la entrevista:

IR ¿Cuándo hablamos de cuidadoras, a quien nos referimos?

RCH Bueno, siempre que pensamos en personas cuidadoras, en general, nos viene a la mente la imagen de una persona que cuida, generalmente mujer, y otra cuidada: ya sea una persona mayor, enferma, un bebé…

Sin embargo, las mujeres, en general, todas, somos grandes Cuidadoras: cuidamos de nuestros hijos e hijas, de nuestros padres, de la familia de nuestras parejas, cuidamos la alimentación familiar, cuidamos la casa, también cuidamos las plantas, los animales domésticos, propios y ajenos si es necesario…. a la vecina, al hijo independiente… las relaciones con la familia, ya sea la propia o la política…. LO CUIDAMOS TODO.

Así que cuidadoras somos todas, prácticamente.

IR Con esto que estás diciendo, parece que somos un pilar básico de la sociedad:

RCH Desde luego. Las mujeres, tradicionalmente, nos hemos encargado de lo que se llaman las Actividades Básicas para la Vida. Es decir, de todo aquello que es imprescindible para el mantenimiento de una sociedad.
Imagínate si las mujeres hiciéramos huelga doméstica: No estaríamos hablando de miles de pérdidas económicas. Si no de la extinción de esa sociedad: los niños no comerían, los enfermos no recibirían su medicación, los animales harían sus necesidades por todas partes, los maridos no tendrían todo lo necesario para salir a trabajar preparado: me refiero a ropa, comida…

Se ha calculado, que si se contabilizara en la economía de un país los trabajos que hacemos las mujeres, correspondería al 10% del producto interior bruto.

Es decir, en los países, anualmente, se calcula cual es el valor monetario, es decir, cuando vale la producción de bienes y servicios.

Hasta ahora, se calcula lo que se calcula en euros. Pero: ¿Cuánto vale una madre? Esto, también tiene un precio, y probablemente habría que meterlo en artículos de lujo, por el coste que supone. Sin embargo, no se valora hasta que se pierde, es un servicio invisible. Y lo peor, obligatorio.

IR Entonces, si los cuidados son necesarios, ¿Por qué a veces se convierten en un problema?

RCH Los cuidados son básicos para la supervivencia de la sociedad, como decíamos, el problema viene en el modo en que se reparten esos cuidados. Y por tanto, en las repercusiones que tiene.

Al principio comentábamos que los cuidados, son ejercidos principalmente por las mujeres. Pero no porque seamos mejores cuidadoras, de por sí, sino porque nos entrenamos en ello desde la cuna: con las muñecas, los juegos de mamás y de papás, con el entrenamiento en empatía, en ponernos en el lugar del otro…

A los niños les enseñan, o pre-programan de otro modo, más centrados en sí mismos y en el desarrollo de otras habilidades, como las deportivas, las de investigación, las de construcción…

Y así llegamos a la vida adulta: Cuando decimos que las mujeres somos más cariñosas y más sensibles, estamos siendo totalmente injustas con las capacidades de los varones, y no nos damos cuenta de que si ellos no las han desarrollado, no es porque no tengan ese potencial, sino porque se lo han castrado.
Y por ende, a las mujeres, se nos ha puesto la etiqueta de Sensibles, aunque no lo seamos.

Es decir, si las mujeres cuidamos mejor a nuestros hijos, no es por nada en especial, es porque hemos estado ahí desde el primer instante, generando un vínculo muy estrecho. Y no por el mero hecho de llevarlo dentro o de darlo a luz, pues esto también ocurre en adopciones. Y por otro lado, hay hombres, que son maravillosos y sensibles. Mucho más que muchas mujeres.

Sin embargo, retomando con tu pregunta: ¿por qué a veces los cuidados son un problema? Pues lo son cuando no son elegidos y cuando el grado de cuidados nos supera: es decir: cuanto más cuidamos…. Más nos descuidamos.

IR ¿A qué te refieres cuando dices que el problema está en el grado de los cuidados?

RCH Como hemos visto en el vídeo de la entrada al programa, el vídeo de “el sueño imposible”, basado en un relato de Tina Jogerson y subvencionado por naciones unidas, hemos visto la realidad de muchas mujeres.

¿El sueño imposible?

Pero no muchas mujeres de antes, sino también de ahora, de mi generación y más jóvenes:
Mujeres que cuidan desde que se levantan: de sus hijos, pañales, desayunos, recoger cocina, ropa, llevar a la guarde, conseguir no llegar tarde al trabajo, pedir cita médica, recordar el cumpleaños de la suegra, salir y hacer compra, buscar un parche para los pantalones de la niña que se los rompió jugando en el parque, ayudar a hacer deberes, preparar la cena, poner la lavadora, tender, “destender”, recoger la ropa, dar de cenar, pedir que se laven los dientes, acostarles, llamar a mi madre que hoy fue al médico, charlar con mi pareja de su día…. Esto es agotador. Y sin embargo, nadie está enfermo, nadie tiene un problema…
Entre medias ha llenado el servilletero con servilletas limpias y dobladas, ha cambiado las sábanas, se ha dado cuenta de que hay que limpiar el filtro de la campana que ya está sucio, ha recogido la lata de Coca-Cola que lleva 3 días en el salón, han recogido los pelos del hijo adolescente de la bañera, han llamado a la nuera para confirmar que cambió la hora de su reloj, y han anotado la lista de la compra. Uff, qué agotamiento!
Aquí me gustaría poner la imagen de corresponde: y poder hablar de ella mientras describo esto.

Esta mujer, es la primera que se levanta en su casa, y la última que se acuesta, y no tiene sábados ni domingos. Nadie ve lo que hace pero: como no haya hecho todo esto… Entonces sí hay un problema, y es que comienza el caos familiar.

IR Evidentemente, este agotamiento, tiene que pasar factura, ¿verdad?,

RCH Fíjate, si tu nivel de exigencia en el día a día es tan elevado, esto, a la larga, pasa factura en agotamiento y desmotivación.
Pero como la exigencia sigue estando y no nos consideramos capaces de cumplir, aparece la culpa. Y como da la sensación de no llegar a nada y de hacerlo mal: se tiene frustración y rabia, Y además, nadie te comprende, pues te vas aislando más… Y por eso se convierte en un síndrome, y encima, sin comprender nada, pues para todo el mundo, las personas necesitadas son las dependientes, no las cuidadoras. ¿Verdad?
Ej, en el caso de una persona con síndrome de down, o una enfermedad degenerativa: a quien se lleva a los especialistas y por quien se pregunta es por estas personas, y prácticamente nunca, a quien es sus manos, sus pies, sus cabeza, su voz, pero menos, a la otra persona que está al lado, y que es independiente a toda esa enfermedad.

IR ¿Esto es lo que se llama el síndrome del cuidador o de la cuidadora, en este caso?

RCH En el caso de las mujeres, sí, tienen el síndrome del cuidador, pero con algún matiz de género. Por lo que hemos hablado antes, porque nosotras nos consideramos más responsables que nuestros hermanos, por ejemplo. Asumimos más carga, nos hiper-responsabilizamos, por tanto ellos es más fácil que se des-responsabilicen, y porque además, de cuidar a nuestra persona necesitada, también lo hacemos de quienes no lo necesitan.

Pero sí, con teniendo en cuenta ese matiz de género, podemos hablar del síndrome de la cuidadora: que tiene consecuencias a nivel físico, psicológico y social:

A nivel físico: dolores corporales, musculares, de cabeza, insomnio, cansancio constante…

A nivel psicológico: ansiedad, culpa, frustración, depresión, sensación de fracaso, desilusión por la vida, irritabilidad…

A nivel social: aislamiento, sensación de incomprensión, como mujeres: no pedir y esperar que se den cuenta, y por la otra parte, dan por hecho que son ellas quienes deben cuidar, por tanto rabia y enfados frecuentes… Soledad…

Es por todo esto que se hace imprescindible pensar también en las personas cuidadoras. y cuidarlas.

LOS CUIDADOS SON IMPRESCINDIBLES PARA LA SUPERVIVENCIA DE LA ESPECIE,

!NO LO OLVIDEMOS!

Y para seguir reflexionando os recomiendo el documental “Cuidadores”, de Oskar Tejedor, que trata el tema de los cuidados a personas con Alzheimer Documental Cuidadores