Campaña Te corresponde - no te corresponde. De Cruz Roja

¿Quién cuida a las cuidadoras?

¿Quién cuida a las cuidadoras?, una pregunta sin respuestas fácil… Las cuidadoras suelen asumir su rol a pesar del cansancio de un modo abnegado. Se da por hecho que son ellas quienes tienen que cuidar y ellas se sienten culpables si reconocen otra cosa…

De estas cosas hablamos en uno de los programas de Voces de Mujer, que Iluminada Regateiro presentaba en el Canal de Torre visión, A través de su asociación AMAT.
A continuación trascribo la entrevista:

IR ¿Cuándo hablamos de cuidadoras, a quien nos referimos?

RCH Bueno, siempre que pensamos en personas cuidadoras, en general, nos viene a la mente la imagen de una persona que cuida, generalmente mujer, y otra cuidada: ya sea una persona mayor, enferma, un bebé…

Sin embargo, las mujeres, en general, todas, somos grandes Cuidadoras: cuidamos de nuestros hijos e hijas, de nuestros padres, de la familia de nuestras parejas, cuidamos la alimentación familiar, cuidamos la casa, también cuidamos las plantas, los animales domésticos, propios y ajenos si es necesario…. a la vecina, al hijo independiente… las relaciones con la familia, ya sea la propia o la política…. LO CUIDAMOS TODO.

Así que cuidadoras somos todas, prácticamente.

IR Con esto que estás diciendo, parece que somos un pilar básico de la sociedad:

RCH Desde luego. Las mujeres, tradicionalmente, nos hemos encargado de lo que se llaman las Actividades Básicas para la Vida. Es decir, de todo aquello que es imprescindible para el mantenimiento de una sociedad.
Imagínate si las mujeres hiciéramos huelga doméstica: No estaríamos hablando de miles de pérdidas económicas. Si no de la extinción de esa sociedad: los niños no comerían, los enfermos no recibirían su medicación, los animales harían sus necesidades por todas partes, los maridos no tendrían todo lo necesario para salir a trabajar preparado: me refiero a ropa, comida…

Se ha calculado, que si se contabilizara en la economía de un país los trabajos que hacemos las mujeres, correspondería al 10% del producto interior bruto.

Es decir, en los países, anualmente, se calcula cual es el valor monetario, es decir, cuando vale la producción de bienes y servicios.

Hasta ahora, se calcula lo que se calcula en euros. Pero: ¿Cuánto vale una madre? Esto, también tiene un precio, y probablemente habría que meterlo en artículos de lujo, por el coste que supone. Sin embargo, no se valora hasta que se pierde, es un servicio invisible. Y lo peor, obligatorio.

IR Entonces, si los cuidados son necesarios, ¿Por qué a veces se convierten en un problema?

RCH Los cuidados son básicos para la supervivencia de la sociedad, como decíamos, el problema viene en el modo en que se reparten esos cuidados. Y por tanto, en las repercusiones que tiene.

Al principio comentábamos que los cuidados, son ejercidos principalmente por las mujeres. Pero no porque seamos mejores cuidadoras, de por sí, sino porque nos entrenamos en ello desde la cuna: con las muñecas, los juegos de mamás y de papás, con el entrenamiento en empatía, en ponernos en el lugar del otro…

A los niños les enseñan, o pre-programan de otro modo, más centrados en sí mismos y en el desarrollo de otras habilidades, como las deportivas, las de investigación, las de construcción…

Y así llegamos a la vida adulta: Cuando decimos que las mujeres somos más cariñosas y más sensibles, estamos siendo totalmente injustas con las capacidades de los varones, y no nos damos cuenta de que si ellos no las han desarrollado, no es porque no tengan ese potencial, sino porque se lo han castrado.
Y por ende, a las mujeres, se nos ha puesto la etiqueta de Sensibles, aunque no lo seamos.

Es decir, si las mujeres cuidamos mejor a nuestros hijos, no es por nada en especial, es porque hemos estado ahí desde el primer instante, generando un vínculo muy estrecho. Y no por el mero hecho de llevarlo dentro o de darlo a luz, pues esto también ocurre en adopciones. Y por otro lado, hay hombres, que son maravillosos y sensibles. Mucho más que muchas mujeres.

Sin embargo, retomando con tu pregunta: ¿por qué a veces los cuidados son un problema? Pues lo son cuando no son elegidos y cuando el grado de cuidados nos supera: es decir: cuanto más cuidamos…. Más nos descuidamos.

IR ¿A qué te refieres cuando dices que el problema está en el grado de los cuidados?

RCH Como hemos visto en el vídeo de la entrada al programa, el vídeo de “el sueño imposible”, basado en un relato de Tina Jogerson y subvencionado por naciones unidas, hemos visto la realidad de muchas mujeres.

¿El sueño imposible?

Pero no muchas mujeres de antes, sino también de ahora, de mi generación y más jóvenes:
Mujeres que cuidan desde que se levantan: de sus hijos, pañales, desayunos, recoger cocina, ropa, llevar a la guarde, conseguir no llegar tarde al trabajo, pedir cita médica, recordar el cumpleaños de la suegra, salir y hacer compra, buscar un parche para los pantalones de la niña que se los rompió jugando en el parque, ayudar a hacer deberes, preparar la cena, poner la lavadora, tender, “destender”, recoger la ropa, dar de cenar, pedir que se laven los dientes, acostarles, llamar a mi madre que hoy fue al médico, charlar con mi pareja de su día…. Esto es agotador. Y sin embargo, nadie está enfermo, nadie tiene un problema…
Entre medias ha llenado el servilletero con servilletas limpias y dobladas, ha cambiado las sábanas, se ha dado cuenta de que hay que limpiar el filtro de la campana que ya está sucio, ha recogido la lata de Coca-Cola que lleva 3 días en el salón, han recogido los pelos del hijo adolescente de la bañera, han llamado a la nuera para confirmar que cambió la hora de su reloj, y han anotado la lista de la compra. Uff, qué agotamiento!
Aquí me gustaría poner la imagen de corresponde: y poder hablar de ella mientras describo esto.

Esta mujer, es la primera que se levanta en su casa, y la última que se acuesta, y no tiene sábados ni domingos. Nadie ve lo que hace pero: como no haya hecho todo esto… Entonces sí hay un problema, y es que comienza el caos familiar.

IR Evidentemente, este agotamiento, tiene que pasar factura, ¿verdad?,

RCH Fíjate, si tu nivel de exigencia en el día a día es tan elevado, esto, a la larga, pasa factura en agotamiento y desmotivación.
Pero como la exigencia sigue estando y no nos consideramos capaces de cumplir, aparece la culpa. Y como da la sensación de no llegar a nada y de hacerlo mal: se tiene frustración y rabia, Y además, nadie te comprende, pues te vas aislando más… Y por eso se convierte en un síndrome, y encima, sin comprender nada, pues para todo el mundo, las personas necesitadas son las dependientes, no las cuidadoras. ¿Verdad?
Ej, en el caso de una persona con síndrome de down, o una enfermedad degenerativa: a quien se lleva a los especialistas y por quien se pregunta es por estas personas, y prácticamente nunca, a quien es sus manos, sus pies, sus cabeza, su voz, pero menos, a la otra persona que está al lado, y que es independiente a toda esa enfermedad.

IR ¿Esto es lo que se llama el síndrome del cuidador o de la cuidadora, en este caso?

RCH En el caso de las mujeres, sí, tienen el síndrome del cuidador, pero con algún matiz de género. Por lo que hemos hablado antes, porque nosotras nos consideramos más responsables que nuestros hermanos, por ejemplo. Asumimos más carga, nos hiper-responsabilizamos, por tanto ellos es más fácil que se des-responsabilicen, y porque además, de cuidar a nuestra persona necesitada, también lo hacemos de quienes no lo necesitan.

Pero sí, con teniendo en cuenta ese matiz de género, podemos hablar del síndrome de la cuidadora: que tiene consecuencias a nivel físico, psicológico y social:

A nivel físico: dolores corporales, musculares, de cabeza, insomnio, cansancio constante…

A nivel psicológico: ansiedad, culpa, frustración, depresión, sensación de fracaso, desilusión por la vida, irritabilidad…

A nivel social: aislamiento, sensación de incomprensión, como mujeres: no pedir y esperar que se den cuenta, y por la otra parte, dan por hecho que son ellas quienes deben cuidar, por tanto rabia y enfados frecuentes… Soledad…

Es por todo esto que se hace imprescindible pensar también en las personas cuidadoras. y cuidarlas.

LOS CUIDADOS SON IMPRESCINDIBLES PARA LA SUPERVIVENCIA DE LA ESPECIE,

!NO LO OLVIDEMOS!

Y para seguir reflexionando os recomiendo el documental “Cuidadores”, de Oskar Tejedor, que trata el tema de los cuidados a personas con Alzheimer Documental Cuidadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *