manzana

Anorexia y Bulimia, entrevista en Torrevisión

El tiempo pasa, pero hay ciertos temas que siguen de actualidad.

Esto es lo que pasa con el tema de los trastornos de la alimentación. Por eso hoy transcribo la entrevista que me hizo Iluminada Regateiro en su programa VOCES DE MUJER hace ya un tiempo.

  1. ¿Qué son la anorexia y la bulimia?

Tanto la anorexia nerviosa, como la bulimia, son dos trastornos relacionados con la alimentación.

Es muy importante verlos como un trastorno que va más allá de la reducción considerable de ingesta alimenticia o la ingesta en forma de atracones. Pues lleva aparejada una serie más amplia de dificultades.

Son un trastorno mental de género. Y digo esto porque se da en un 90 % en mujeres y en un 10 % en varones. Y las causas de esta diferencia están en la importancia que damos a la apariencia física de las mujeres. Y desgraciadamente, cada vez más, también a los varones.

Realmente, estos trastornos de alimentación  son una adaptación a otros problemas psicológicos como pueden ser:

  • Baja autoestima,
  • Insatisfacción general en la vida.
  • Ansiedad interpersonal
  • Miedo al fracaso
  • Rasgos obsesivo-compulsivos o perfeccionistas

Parece que mientras controlen la comida, o intentan controlar el peso, están controlando sus vidas.

  1. ¿QUÉ SÍNTOMAS CONLLEVA LA ANOREXIA NEVIOSA?

Se caracteriza por un miedo exagerado a engordar y por una distorsión de la imagen corporal, que hace que quien la padece se vea y sienta gorda, cuando no lo está.

  • Comen cada vez menos.
  • Realizan un ejercicio físico intenso con la idea de adelgazar.
  • En ocasiones vomitan o utilizan diuréticos o laxantes para perder peso.

Y todas estas conductas llevan a una pérdida excesiva de peso. Con repercusiones en la pérdida de la menstruación, caída del pelo, sequedad de la piel… y con el tiempo, bradicardia, trastornos hormonales, problemas de circulación.

  1. ¿QUÉ SÍNTOMAS CONLLEVA LA BULIMIA?

En la bulimia también hay un miedo muy fuerte a engordar y un sentimiento de descontrol  con la comida, siendo característicos los atracones de comida de manera compulsiva. Y para compensar estos atracones, pueden provocarse vómitos o usar laxantes… Su autoevaluación, va asociada al peso y su silueta.

  1. A NIVEL PSICOLÓGICO,

En la anorexia, tienen pánico a engordar o estar gordas.

En la bulimia: Sensación de descontrol que intentan compensar después a través de las conductas restrictivas o purgantes.

Y en ambas, tienen una sobrevaloración de la delgadez: piensan que la gordura es horrible, además lo ven todo en términos de todo o nada: o estás delgada, o estás gorda, engordar algo es perder el control, sólo estaré bien conmigo misma si adelgazo…

Es curioso, porque en los casos más graves, lo que intentan es estar más guapas, y lo que les pasa es que se ponen más feas: con ojeras, piel seca y escamada, edemas, bello en brazos y cara…

  1. ¿QUÉ ES LO QUE OCURRE EN NUESTRA SOCIEDAD QUE PREDISPONE A TANTAS MUJERES A SUFRIR ESTOS TRASTORNOS?

En nuestra sociedad la imagen está sobreestimada.

Nos venden imagen corporal como la moneda de cambio para conseguir el éxito.

Hace unos años se pusieron de moda los programas de televisión  donde si te operabas o te embutías en un corsé prometían éxito social, autoestima, amor…

Esto era como vender humo. Eran las nuevas hadas madrinas de la felicidad.

El cuerpo está al servicio de los valores de la industria. Es un negocio muy lucrativo.

 Se mueve muchísimo dinero:

  • Piensa en la moda, las cremas, la cirugía estética, los alimentos light, los libros de dietas, los gimnasios.

Mercedes Lucas, una psicóloga muy interesante escribía en un artículo: No somos dueñas de nuestro cuerpo, sino inquilinas responsables de este objeto tan preciado.

En los anuncios publicitarios nos dicen que tenemos “que arreglar” nuestro cuerpo. Ej: había una mayonesa que decía: ¿aún no sabes lo guapa que eres?, o a través de las cremas antiarrugas o anticelulíticas, parece que quien envejece o quien no tiene un cuerpo 90-60-90 es porque algo está haciendo mal: “Quien no está delgada es porque no quiere.”

Esto genera rechazo hacia el propio cuerpo, mucha culpa en las mujeres y también mucho control.

  1. ¿POR QUÉ DICES QUE LA INDUSTRIA DE LA MODA TIENE TANTA INFLUENCIA?

en las pasarelas más importantes vemos desfilar cuerpos hiper controlados.

Hace unos años se hablaba de la talla mínima que tenían que usar estas mujeres y del índice de masa corporal mínimo que debían tener. Es decir. El debate era: están enfermas: no desfilan: están al límite de la enfermedad: no hay problema.

Es decir, la idea que se enviaba es la de controla al límite. Y en ningún momento se debatió sobre si esta imagen representa a mujeres saludables o no.

Tener estas modelos en nuestra mente hace que al mirarnos en el espejo, como dice Mª José Naranjo, nos miremos en negativo: es decir: buscando lo que falta o lo que falla.

Las mujeres somos unas expertas en identificar el defecto. Nos miramos en el espejo y sólo vemos lo que no nos gusta.

En los talleres que realizo con mujeres, cuando trabajamos sobre el cuerpo, veo sistemáticamente la dificultad de valorar los aspectos positivos de nuestros cuerpos, y la gran facilidad para castigarnos y culparnos por no tener espejos que nos devuelvan una imagen de photoshop al instante.

  1. ¿ES CIERTO QUE LA EDAD DE INICIO DE LOS TRASTORNOS DE ALIMENTACIÓN CADA VEZ EMPIEZAN ANTES?

Sí, es cierto. Hoy en día, incluso, podemos encontrar niñas con 11-12 años haciendo dieta.

Y las muñecas que regalamos a nuestras niñas no ofrecen imágenes mucho mejores. Ahora están de moda las muñecas con cuerpos muy, muy delgados, con cabezas sobredimensionadas. Este es el cuerpo característico de las personas con anorexia. Además, las muñecas, también representan cuerpos operados de cirugía estética: con pechos prominentes, ojos muy grandes, pómulos abultados… Así que desde lo 5-6-7 años, si no antes, ya se van familiarizando con cuerpos que no representan la realidad, y mucho menos la salud.

Y desgraciadamente, también tenemos que decir que la edad de inicio también se ha alargado en el tiempo, y ahora podemos ver incluso a mujeres de 50 años, que en un intento de mantenerse eternamente jóvenes, o bueno, más bien, de evitar madurar, también dejan de comer saludablemente y/o se atracan a comer compusivamente.

  1. ¿CÓMO PUEDEN LOS FAMILIARES Y PERSONAS CERCANAS DARSE CUENTA DE QUE ESTÁN PADECIENDO ANOREXIA O BULIMIA?

Se puede observar en cambios en general de ánimo, con tristeza, obsesiones, cambios de humor, con aislamiento, cambios en los hábitos de comida: quieren comer a solas, cortan la comida en trozos muy pequeños, comienzan a masticar mucho la comida, comen de pie, aumentan de forma exagerada el ejercicio físico, cuentan las calorías de lo que comen, se quejan de su aspecto físico… En caso de los vómitos, tiene que sonar la señal de alarma si van al baño después de comer y sospechamos que estén vomitando. (mirar callo en dedos).

Y frecuentemente mienten sobre lo que han comido. Pero también aprenden a mentir en otras cosas, por ejemplo: no salen nunca  a comer o cenar con las amigas, con la excusa de no tener hambre, haber comido mucho hace poco.

  1. ¿CÓMO PODEMOS AYUDAR A LAS MUJERES QUE NOS RODEAN A SUPERAR ESTAS SITUACIONES?

Identificar a mujeres con bulimia es más difícil, pues no tienen por qué tener un peso anormal. Pero sí lo podemos notar en su comportamiento que ha cambiado y su estado de ánimo depresivo.

En ambas, es importante hablar abiertamente de lo que está pasando, y ponerse, cuanto antes, en manos de un equipo interdisciplinar y también hay asociaciones especializadas como es Adaner.

Yo, en la consulta privada, trabajo la prevención, y en los talleres identificamos las causas sociales y se trabaja en grupo la identificación y enfoque del cuerpo en positivo, con el objetivo de volverlo a habitar, pero el tratamiento específico requiere de profesional de la psicología, psiquiatría, endocrinología o nutrición y ginecología.

Querernos no debería ser un lujo, sino una cuestión de primera necesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *